Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ivanovic es la princesa de París

  • Gana la final de Roland Garros ante Safina por 6-4, 6-3
Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
La serbia Ana Ivanovic se impuso hoy en la final de Roland Garros a la rusa Dinara Safina por 6-4, 6-3 en poco más de hora y media de partido, por lo que logró su primer título de Grand Slam en la tercera final de su carrera.

"Todavía no me creo esto", afirmó la serbia minutos antes de recibir el trofeo Suzanne Lenglen de manos de la belga Justine Henin, que la derrotó en la final del año pasado antes de retirarse esta temporada. Fue una ceremonia que pareció como un relevo en la cima del tenis mundial. La cabeza de serie número dos tenía ya asegurado antes del inicio de la final el número uno del mundo, un puesto que será efectivo a partir del próximo lunes.

Buena perdedora, Safina, decimocuarta del mundo, aseguró con humor que "le tocaba ganar" a la serbia, porque disputaba su tercera final de un Grand Slam, al tiempo que se quejó de que el clan de Ivanovic había sido un poco ruidoso durante el partido. La rusa, que nunca había jugado una final de un grande, llegó hasta la de París tras levantar dos bolas de partido, una en octavos y otra en cuartos, y dejar fuera de la pista a la principal favorita, la rusa Maria Sharapova, y a las cabezas de serie cuatro y siete.

Por octavo año consecutivo, la final femenina se resolvió en dos sets, aunque el duelo entre Ivanovic y Safina fue más vibrante que los librados en los últimos años en los que Henin masacró a sus rivales. La serbia se mostró superior ante una rusa que no tiró el partido en ningún momento y, por etapas, desplegó un duelo de gran calidad.

La serbia fue muy superior aunque Safina no se dio por vencida nunca

Ivanovic rompió el saque de la rusa en el primer juego del partido y volvió a hacerlo en el quinto del parcial, lo que auguraba una final tan desequilibrada como las de las últimas ediciones. Pero Safina, fiel a su estilo, supo reponerse y volver al partido, romper dos veces el saque de su rival, igualar la contienda a cuatro juegos y dar emoción a la final. Pero enseguida volvió a perder su saque y, aunque se aferró al encuentro -dispuso de dos bolas de ruptura en el noveno juego- cedió el parcial a la segunda oportunidad.

La segunda manga fue más igualada, aunque Ivanovic siempre gozó de ventaja desde que rompió el saque de su rival en el tercer juego. El partido entró en una fase intensa, pero cada tenista logró mantener su servicio pese a que ambas disfrutaron de oportunidades para arrebatárselo. La presión fue cada momento más insoportable para Safina, que servía con 5-3 en contra. Ivanovic dispuso de tres bolas de partido en ese juego, una más de las que la rusa había levantado antes de llegar a la final. Su cupo de milagros se había agotado e Ivanovic cerró el partido a la primera oportunidad y se abrió las puertas de la gloria.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información