Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bautista: "He cometido el error por exceso de ganas de ganar"

EFE - Barcelona EFE - Barcelona
Álvaro Bautista, piloto de Aprilia que cerró el GP de Cataluña en la categoría de 250 cc en la segunda plaza, por detrás del italiano Marco Simoncelli, explicó que su error en una frenada, cuando era líder de la prueba en la última vuelta, se debió a un exceso de "ganas de ganar".

Aunque aseguró que la carrera de Montmeló, ante 113.150 aficionados, ha sido "la más relajada que he vivido este año", reconoció que su error en la trazada de una curva, cuando sólo quedaban cuatro para cruzar la meta, llegó porque "quería empujar a tope hasta la victoria, y por quererlo tanto, he cometido el error".

Del tropiezo se aprovechó Marco Simoncelli para lograr su segunda victoria consecutiva, tras su polémico triunfo en Mugello. El italiano acecha ya la primera plaza del Mundial, tan sólo tres puntos por detrás de Mika Kallio.

"Visto lo visto, es una lástima, una decepción, porque la carrera pudo ser nuestra. Pero al menos hemos puntuado más que en las últimas carreras y tenemos que quedarnos con lo bueno", añadió, aunque matizó que debe "aprender" de su error.

"Pensaba que Simoncelli iba más pegado a mí, si lo llego a saber, quizá todo hubiera cambiado", explicó el piloto toledano sobre la maniobra, una apurada de frenada a falta de cuatro vueltas para el final.

Bautista explicó que sale de la carrera de Montmeló "igual que como llegué en cuanto a la clasificación general, porque no estoy buscando remontar o no, sólo mantener la buena línea de trabajo".

"A nosotros nos había tocado sufrir muchos fallos, y el hecho de que hoy le haya tocado a Kallio", líder del Mundial, sin puntuar en Montmeló, "nos hace estar aún más cerca de la cabeza, pero no quiero obsesionarme con eso".

Por su parte, Héctor Barberá, tercer clasificado de la carrera, reconoció que la victoria de Simoncelli fue incontestable. "Ha sido mejor, y en casos así le puedes dar la enhorabuena, pero en Italia hubiese ganado yo", dijo.

"En alguna ocasión me he visto en el suelo, porque apenas soltaba el embrague, la moto se me ponía de lado, y eso me ha condicionado durante buena parte de la carrera", explicó.

Su equipo, además, lució unas camisetas entre irónicas y reivindicativas, con el lema "Limoncelli, nunca máis", en referencia a la controvertida maniobra del italiano en Mugello. "Es algo simpático, nada más, no hay que darle más vueltas", explicó el valenciano
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información