Ir a versión clásica Ir a versión móvil

París a sus pies

  • Tercera final que gana a Federer y ésta de paliza
A. Alcázar A. Alcázar
Francia iba con Federer y París alentó al suizo de principio al fin, pero acabó claudicando ante el Rey Nadal que se adjudicó su cuarto Roland Garrós consecutivo, igualando el récord de Björn Borg y sumando 58 victorias consecutivas en las pistas parisinas. El manacorí es un hombre récord en tierra batida y lo demuestra con su noveno triunfo sobre Roger Federer en diez partidos jugados sobre arcilla. Nadal firmó un 1-6, 3-6 y 0-6 volvió a demostrar que hoy por hoy es invulnerable en esta superficie.

Los franceses se muerden los labios -no sabemos si de rabia o de impotencia-, pero no les queda otro remedio que inclinarse al poder de pegada del español. Y es que de las cuatro últimas finales, en tres ha tenido enfrente al incuestionable número uno del mundo, al que ha ganado ante la resignación de los anfitriones y en la cuarta de auténtica paliza.



Lo tiene todo

Su potencia, precisión, técnica y poderío físico, y su táctica de jugar al revés al suizo volvieron a ser demasiados argumentos para su rival. Aún así, Federer, que es un jugador de hielo que le pega a la pelota que la rompe, siempre estuvo metido en el partido salvo en el primer set, en el que Nadal lo arroyó: 1-6 en 31 minutos. Después el suizo hizo esfuerzos por despegar y volar más alto que el mallorquín, pero acabó siempre planeando por debajo.

El primer set fue una demostración de poderío y pegada de Nadal desde la primera pelota. Le rompió el servicio en el primer juego; salvó dos pelotas de ruptura con su saque para ponerse 0-2. Federer ganó su siguiente servicio (1-2) y ya claudicó a la máquina que tenía enfrente, que le hizo cuatro juegos consecutivos para anotarse en primer set en una demostración de superioridad aplastante.


El segundo set, el más igualado


Nadal enhebró otros dos juegos consecutivos (0-2) en el segundo set, que sumados a los cuatro del primer set hacía un parcial de 0-6. Parecía que iba a ser otro paseo del español, pero Federer reaccionó y recuperó su servicio para empatar a dos. Igualdad en los dos siguientes juegos (3-3), pero Nadal fue capaz de ganar su saque salvando una ventaja de Federer para el ruptura. Con el saque en posesión del suizo, Nadal le rompió el saque en la tercera pelota que tuvo ya que tras ir 15-40, el suizo le igualó y luego sucumbió al poder del español. Era el 3-5 y Nadal finiquitó el set con su saque por 3-6

El tercer set ya fue el acabose para Federer, para los suizos, para los franceses y para los presentes. Nadal no quería concesiones y le rompió tres veces el saque al suizo para para ganar el set, el partido y Roland Garrós por cuarto año consecutivo y sin ceder ni un solo set en todo el torneo, demostrando que hoy por hoy no tiene rival en tierra batida.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información