Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los hermanos Suárez, la nueva saga blanca

  • Carlos juega en el primer equipo de basket, Daniel lo hace en el RM 'C' de fútbol
Carlos juega en el primer equipo de basket, Daniel lo hace en el RM 'C' de fútbol
REDACCIÓN REDACCIÓN

Cuando los hermanos Suárez, Carlos y Daniel, jugaban juntos al baloncesto o al fútbol en las canchas de su barrio en Aranjuez no imaginaban que terminarían vistiendo la camiseta del Real Madrid. Este verano, ambos han hecho ese sueño realidad. Carlos ha llegado al primer equipo de baloncesto y Daniel ha pasado a formar parte de la defensa del Real Madrid C. Como ocurriera antes con las sagas de los Llorente o los Sanz, un hermano destaca en el baloncesto y otro en el fútbol.

Rápidamente se nota la buena relación que tienen los Suárez y es que, aparte de ser familia, cada uno es admirador del otro. “Me gusta su garra, cómo lucha en los partidos. Respecto al juego, su manera de rebotear es lo que más me llama la atención”, comenta Daniel sobre los puntos fuertes de Carlos. Por su parte, Carlos ejerce de hermano mayor y sólo tiene buenas palabras hacia Daniel: “Lo único negativo es que jugando de defensa central le falta rapidez de movimientos, pero eso lo ira puliendo en el Madrid. Por alto va muy bien, posee gran visión de juego, ha mejorado mucho y todavía tiene margen de mejora”

Carlos: “Antes también jugaba al fútbol, era portero”

“Nos hemos picado mucho al baloncesto porque siempre teníamos una cancha debajo de casa", revela Daniel. Ambos recordaron sus enfrentamientos con unos lanzamientos de penalti y varias entradas a canasta. Sorprendió la habilidad bajo los palos de Carlos, que confesó que “de pequeño también jugaba al fútbol. Era portero, pero no se me daban tan bien otros deportes, al contrario que a mi hermano, que se le dan todos fenomenal. A los trece años decidí dedicarme al baloncesto”.

Durante el último año y medio, la carrera futbolística de Daniel Suárez ha sufrido un gran impulso. Pasó de ser suplente en el Aranjuez a hacerse indiscutible en la defensa tras la lesión de los dos centrales titulares y fichar por el Real Madrid C. De su nuevo equipo destaca la calidad de los compañeros y la Ciudad Deportiva de Valdebebas: “Lo que más me impresionó fueron las instalaciones, hasta que no llegas no te das cuenta. Aquí tienes todo, si necesitas cualquier cosa te lo van a dar”.

Festejaron la Séptima en la Cibeles

Madridistas desde muy jóvenes, los Suárez no tienen ninguna duda al destacar su momento favorito en la historia del club: “La Séptima, recuerdo verla en un bar en Aranjuez. Yo tenía ocho años y mi hermano doce. Luego fuimos a Cibeles a celebrar el título, fue la primera vez”, dice Daniel. Carlos tampoco olvida aquel momento: “Hacía mucho tiempo que el Madrid no ganaba una y para nosotros fue algo histórico. Pensábamos que no volveríamos a vivir esa situación. Mi padre nos decía que si ganaba el Madrid la Copa de Europa nos íbamos a Cibeles".

Carlos debutó de blanco en la Liga ACB ante sus ex compañeros de Estudiantes. Anotó 21 puntos en un estreno brillante y definió así sus sensaciones: “Lo llevé bastante bien, al principio un poco nervioso, pero luego me aislé de lo que había a mi alrededor y me centré sólo en mis compañeros, mi entrenador y mis rivales. Al final jugué muy suelto y con una motivación extra por la situación”. Para la familia Suárez fue un día de nervios y Daniel quiso mostrar todo su apoyo al alero: “No pude ver el encuentro pero estuve constantemente preguntando a mi madre y mis amigos para saber cómo iba. Le mandé un mensaje nada más acabar, dándole la enhorabuena por la victoria, porque en el partido no tenía ninguna duda de que lo iba a hacer bien”.

Con 24 años, Carlos Suárez es una de las mayores promesas del baloncesto europeo, un jugador consagrado en la ACB e internacional con la Selección absoluta. Nadie mejor que él para aconsejar a su hermano pequeño: “Me alegro muchísimo de que haya fichado por el Madrid. Le digo que trabaje día a día, como siempre he hecho yo, y poco a poco llegarán las oportunidades”. Con una mirada de cariño fraternal, Daniel agradece estas palabras y demuestra la buena sintonía que tienen entre ambos: “Siempre ha sido el primero que me ha apoyado, igual que yo a él, y le defiendo a muerte".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información