Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Fabiola de Mora, Madridista

  • el rey Balduino mostró su interés por conocer el significado de los símbolos del Real Madrid.
el rey Balduino mostró su interés por conocer el significado de los símbolos del Real Madrid.

Entre las numerosas recepciones que se celebraron los meses anteriores a la boda de Fabiola con el rey Balduino, hace un poco más de 50 años, una llamó especialmente la atención

Entre las numerosas recepciones que se celebraron los meses anteriores a la boda de Fabiola con el rey Balduino, hace un poco más de 50 años, una llamó especialmente la atención. Se trataba del encuentro que mantuvieron con la directiva y toda la plantilla del Real Madrid, que había viajado a Bélgica para jugar un encuentro contra el Imperial de Lieja. El presidente del equipo blanco, Santiago Bernabéu, regaló a la novia un bolso en oro con brillantes, como destacaron posteriormente los periódicos.

Las crónicas de la época subrayaron fundamentalmente el ambiente distendido del acto, debido a la proximidad de la pareja, a la ausencia de protocolo y al enorme cariño con que fueron recibidos los madrileños en el Palacio Real bruselense. De hecho, según se contó después, el rey Balduino mostró su interés por conocer el significado de los símbolos del Real Madrid. Y uno de los directivos se quitó su insignia de la solapa y se la colocó inmediatamente después al monarca.

Cumplidos sus compromisos en la capital belga, Fabiola de Mora regresó de nuevo a Madrid. En esta ocasión, para asistir a los actos organizados con motivo de su despedida «definitiva» —entre comillas, porque en realidad nunca ha sido definitiva—, ya que el siguiente viaje a Bruselas sería para la celebración de su boda y, en consecuencia, para iniciar su nueva vida como reina de los belgas.

En julio de 2009, Fabiola apareció sonriente, junto a los reyes Alberto y Paola, en los actos religiosos de acción de gracias que se celebraron en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas. Y llamó la atención de los cronistas, también, el hecho de que hubiera elegido, precisamente ese día, un elemento decorativo tan especial: el alfiler con el escudo del Real Madrid prendía del cuello de su blusa morada, bajo la sonrisa amable y bondadosa de Fabiola.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información