Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pérez y Rosell dieron su visto bueno

  • La decisión no es oficial, pero está tomada
La decisión no es oficial, pero está tomada

La decisión no es oficial, pero está tomada. Florentino Pérez y Sandro Rosell dieron su visto bueno para que el estadio de Mestalla sea el escenario

 

La decisión no es oficial, pero está tomada. Florentino Pérez y Sandro Rosell dieron su visto bueno para que el estadio de Mestalla sea el escenario en el que el 20 de abril Real Madrid  y Barcelona  los dos imperios del fútbol español se crucen por sexta vez en la historia en una final de Copa del Rey.

 La semana próxima, posiblemente el lunes, está prevista que se produzca la habitual reunión para comenzar a organizar la final. El objetivo central será el intento de conseguir el mayor número de entradas posible por parte de los dos clubes.

 Se decida lo que se decida, las dos entidades ya tienen asumido que se van a ver desbordados por las peticiones. El precedente más inmediato vale para calibrar lo que se va a vivir. Hace dos años, la final se jugó en Mestalla, que se hubiera llenado varias veces con los seguidores de Athletic y Barcelona que se quedaron sin localidades. Entonces, el acuerdo al que se llegó fue de 18 mil 500 entradas para cada equipo, cuyos precios iban desde 40 hasta 140 euros.

 Aunque se manejaron otras ciudades, se tardó poco en descartarlas. A la Federación y a las fuerzas de seguridad no les hacía ninguna gracia la opción de Madrid por la dificultad de evitar encuentros entre seguidores del Barça que se desplacen y los del Madrid. Sevilla, que se postuló ayer, está muy lejos de Barcelona y, además, las plazas hoteleras en Semana Santa tienen una tasa de ocupación que hacen inviable esta alternativa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información