Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nadal no ve favorita a España

  • Boris Becker ve a España favorita
Chema Rubio Chema Rubio


Nadie quiere ser favorito en la eliminatoria. El peso de ser el mejor puede ser demasiado para los jugadores y han decidido repartirlo. Los germanos, campeones en tres ocasiones, no se sienten del todo favoritos. Incluso el mítico Boris Becker desconfía. "España es sin duda la gran favorita", dijo en Madrid el tricampeón de Wimbledon.

Los españoles son también cautos. "La Copa Davis es diferente a cualquier competición. No tiene nada que ver. Todo se transforma en este torneo", apuntó David Ferrer, que retorna al equipo español después de que una lesión muscular le apartara, a última hora, del duelo contra Perú en Lima.

"Me ha costado un poco recuperarme pero ya estoy bien. Me encuentro perfectamente física y mentalmente. Esto es diferente a todo y estoy preparado para saltar a la pista", añadió el número dos del equipo español, que acepta de buen grado el hecho de que Rafael Nadal absorba todo el protagonismo del equipo.

Verdasco

Por su parte, Fernando Verdasco insistió en que el cuarteto hispano se encontraba "motivado y concentrado para la eliminatoria. Con ganas de empezar", dijo el madrileño, que sació la curiosidad de los medios de comunicación alemanes desvelando que "el tiempo libre lo matamos jugando a las cartas, al mus, o con la consola".

Feliciano López, llamado a disputar el punto de dobles junto al madrileño Fernando Verdasco, advirtió que "Alemania dispone de muy buenos jugadores. Son muy competitivos. No hay más que fijarse en Kohlschreiber, que está haciendo una gran temporada", dijo el tenista español.

Nadal considera la Copa Davis "una competición distinta a todo". Y a pesar de que los jugadores españoles ostentan un palmarés más rico y un ránking más lustroso que los germanos, nada está ganado.



"En este torneo, los favoritos son siempre los que juegan en casa. Normalmente, si nos fijamos, las Copas Davis las ganan los que juegan como local", reconoció el número dos del mundo, que tiene los antecedentes favorables con los tenistas alemanes. Especialmente con el número uno alemán, Phillip Kohlschreiber, al que le ha ganado en las cuatro ocasiones que han coincidido.


Las bolas serán distintas


"Esta es una competición diferente y no se parece en nada a otras ni a otros partidos. Pero prefiero tener los precedentes de mi lado a tenerlos en contra", dijo Nadal, satisfecho con el inicio de temporada que ha desarrollado a pesar de que aún no ha inaugurado su relación de éxitos en el 2008.

"Vengo jugando bien. Es la mejor gira de mi vida en pista rápida. Aunque no haya podido ganar ningún torneo siempre he estado ahí, luchando por hacerlo", apuntó el jugador balear.

"Kohlschraiber es un gran jugador. Ha tenido una progresión muy buena y es un tenista capaz de hacer frente a cualquiera", recordó el español, que lamentó, únicamente, que las bolas elegidas para disputar la eliminatoria sean tan distintas a las que ha manejado en el último torneo.

"No son las bolas que mejor nos van pero son las que hay y ya está. Toca competir. En esta superficie hemos hecho buenos resultados. Lo que es un error es que se pueda cambiar de bola cada semana. De una competición a otra. Lo ideal sería que fuera siempre la misma aunque se le cambiara la marca", concluyó Nadal.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información