Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nadal vence a Kiefer y adelanta a España

  • Derrotó en tres sets a Kiefer (7-6, 6-0 y 6-3)
EFE - Bremen EFE - Bremen
Rafael Nadal logró el primer punto para España en la eliminatoria contra Alemania, tras vencer a Nicolas Kiefer, que se diluyó estrepitosamente después de ceder en el desempate del primer set (7-6 (5), 6-0 y 6-3).

El tenista español tardó hora y media en encarrilar el encuentro. Fue la duración del parcial inicial, que delató una enconada lucha y un equilibrio permanente. Sólo el primer juego, en el que Nadal dispuso de siete puntos de ruptura, se extendió durante quince minutos. Todo un mundo en pista rápida.



Kiefer salvó la situación y evitó ir contracorriente. Ofreció el germano desde entonces su mejor tenis. Con un saque sólido y tiros secos. Sosteniendo los arrebatos de Nadal, menos resolutivo con el servicio pero amarrado a la concentración.

Tuvo en su mano el balear la ocasión de huir del desempate y escapar de emociones fuertes. Fue en el undécimo parcial. Con empate a cinco. Kiefer exprimió energías en la protesta de una bola que se le fue. Se marchó del partido y el español no desperdició la ocasión para quebrar por primera vez en el duelo. Después de derrochar una decena de oportunidades se hizo con el saque de su rival. Y dispuso, a continuación, de dos puntos de set.

El alemán reaccionó y dio la vuelta a la situación. Rompió el servicio de Nadal y llevó la solución al desempate. El español amarró el desempate (7-5) y encarriló el partido.

Un alemán en horas bajas

Kiefer, que hace tiempo que dejó detrás su mejor juego, recuperó el aspecto con el que transita ahora por el circuito. A años luz del cuarto puesto del ránking que ostentó en el 2000. Ahora, en la cuesta abajo de su tenis, con casi todo dicho en la competición, se gana la vida con resultados discretos, desde el puesto 47 del ránking.

Desapareció el germano en el segundo set. Nadal se apuntó siete juegos consecutivos, que le dieron el parcial y parte del tercero. Con el alemán igual de entregado que el público, que despobló las gradas del AWD Dome tras perder el primer set, la tarea fue sencilla para el español que rompió en el octavo juego de la manga y cerró el partido después de tres horas de juego.

Ahora, David Ferrer saltará a la pista para encontrarse con Phillip Kohlschreiber, la baza más fiable del tenis alemán.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información