Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sigue la pelea Bautista-Simoncelli

EFE EFE
El italiano Marco Simoncelli (Gilera) es el mayor de los problemas que se puede encontrar el español Alvaro Bautista (Aprilia) en su objetivo de ser campeón del mundo del cuarto de litro y eso que al Gran Premio de Alemania que se disputa este fin de semana en Sachsenring quien llega como líder de la cilindrada es el finlandés Mika Kallio (KTM).

El "frío" y ahora también calculador Mika Kallio cuenta con una ventaja de un punto frente a Marco Simoncelli, el piloto preferido de la "cúpula" del grupo Piaggio, propietarios de las marcas que compiten en el mundial tanto de 250 c.c. como de 125 c.c., es decir, Aprilia, Derbi y Gilera. Kallio se ha "encontrado" con algunas de las victorias que consiguió en lo que va de temporada, ya que ganó en España tras tocarse Bautista y Simoncelli por un fallo mecánico de la moto del primero, y también en China, en donde Alvaro Bautista era líder cuando se cayó en el noveno giro y le dejó la primera posición y la victoria en bandeja a su rival.

No fue la última acción en que la suerte favoreció al finlandés, quien en Donington Park se mantuvo "agazapado" tras la lucha que protagonizaban Marco Simoncelli y Alvaro Bautista, que acabó cuando ambos, en una acción muy criticada del italiano, se abrieron en la curva de entrada en la recta de meta y le dejaron el camino expedito a su rival para hacerse con el triunfo. Con todo ello, está claro que, en condiciones normales ni Kallio ni su KTM han dado muestras suficientes de ser autónomos a la hora de luchar por la victoria en el cuarto de litro y para ello han dependido de factores externos.

Ahora es cuando entran Aprilia y Gilera en "acción" para comprender que, aunque se "vistan" con colores distintos, las dos marcas de motos son la misma, es decir, las competitivas Aprilia. En el caso de Marco Simoncelli, durante el inicio del campeonato no contó con la moto oficial del fabricante italiano, la RSA, sino con la que llaman semioficial o "LE", en lo que se refiere al cuarto de litro, pero los resultados y algunos factores han variado la situación por completo.

Los resultados protagonizados por Simoncelli, en primera instancia, y el hecho de que sea italiano y "protegido" de Valentino Rossi, le han abierto las puertas a probar no hace muchos días la RSA y en Alemania, en un porcentaje muy elevado de posibilidades, rodará con una de estas motos, mucho más potente que la Gilera que llevaba hasta la fecha y con la que tan buenos resultados ha cosechado.

Esa es la principal razón de que Marco Simoncelli, quien a priori no contaba en la lucha por el título mundial, para la cual el principal protagonista era Alvaro Bautista, se haya convertido ahora en el más duro escollo del piloto de Talavera de la Reina.

Ambos acabarán siendo los principales protagonistas de la cilindrada y del campeonato, en el que ahora se encuentra bastante mejor colocado el italiano, con 139 puntos, por los 102 puntos de Bautista, aunque siempre es posible una defensa a ultranza de Mika Kallio y hasta la intromisión de todo un Alex Debón (Aprilia), quien de piloto probador de la marca italiana y consejero deportivo del doble campeón mundial Jorge Lorenzo, ha pasado a ser piloto oficial, lo mismo que Héctor Barberá.

Por potencial mecánico cualquiera de ellos, incluso el italiano Mattia Pasini (Aprilia), podría aspirar a la victoria y al título, aunque a casi todos se les antoja mucho más "comprensible" un duelo Simoncelli-Bautista que no dejará a nadie indiferente.

Empezó siendo casi una casualidad que el francés Mike di Meglio (Derbi), liderase la clasificación provisional del mundial de 125 c.c., pero dos victorias (Francia y Cataluña), en un total de cuatro podios y tras ser el único piloto de la categoría que ha puntuado en todos los grandes premios, no son desde luego lo que se dice unas estadísticas fruto de la casualidad, de ahí que tenga que considerársele una de las referencias válidas de la cilindrada.

Pero en los 125 c.c. es en donde menos cábalas se pueden hacer. Existente un grupo de entre ocho y diez pilotos, con hasta seis españoles entre ellos, que se merecen la victoria a cada gran premio que se disputa, en particular el tarraconense Joan Olivé, quien ha rozado el peldaño más alto del podio con su Derbi en demasiadas ocasiones sin llegar a conseguirlo.

La victoria no es algo que le obsesione, pero seguro que la tiene en su libreta de "asuntos pendientes", como también Sergio Gadea (Aprilia), primer vencedor de la temporada al que luego no le acompaña la buena suerte, o los jóvenes Nicolás Terol, Marc Márquez y Esteve "Tito" Rabat, que en el caso de los dos primeros ya han estado en el podio esta temporada, no así Rabat, al que un accidente le dejó maltrecho en la carrera catalana y cercenó su progresiva ascensión en la cilindrada.

Entre las novedades estará el regreso de otra joven promesa española, Pol Espargaró, compañero de Olivé, quien se fracturó una clavícula en Donington Park (Inglaterra) y este fin de semana se vuelve a subir a la Derbi con la que protagonizó un tercero en Italia y un segundo en Cataluña antes de irse por los suelos.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información