Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Castillejo no pudo con Sylvester

Defensa Central Defensa Central
El español Javier Castillejo perdió por fuera de combate en el último asalto ante el alemán Sebastian Sylvester, en un combate válido por el título europeo de los medianos, con lo que se aleja la posibilidad de una revancha ante el campeón del mundo Felix Sturm.

El fuera de combate fue sorpresivo porque llegó cuando todo indicaba que el alemán, que estaba claramente en ventaja, sólo boxeaba para que la pelea terminase y llevarse la victoria por puntos. Sin embargo, un súbito derechazo envió a la lona a Javier Castillejo que quedó incluso inconsciente.

El primer asalto ya mostró cual iba a ser la tónica de la pelea. Sylvester procuraba boxear a la distancia mientras que Castillejo procuraba imponer un estilo más frontal. En la esquina de Sylvester la divisa que se le había dado al boxeador era no quedarse quieto y permanecer por fuera del radio de alcance de los golpes de Castillejo.

Si en la primera ronda la estrategia del alemán pareció funcionar, en la segunda Castillejo se acercó más y conectó los primeros golpes interesantes en la cabeza del rival. Sylvester también pegaba. Pero mucho indicaba que Castillejo estaba empezando a lograr uno de los propósitos estratégicos fundamentales que era obligar al alemán a entrar en la confrontación directa y en el intercambio de golpes.

La estrategia de Sylvester no podía ser el duelo a corta distancia, sino entrar pegar y salir y, ante todo, no permitir que el español lo obligará a pelear pegado contra las cuerdas. Tras el tercer asalto la cara de Sylvester ya estaba marcada por los golpes de Castillejo. Una ceja estaba abierta y en la esquina había mucho trabajo. El entrenador del alemán, Harmund Schröder, repetía permanentemente que la herida venía de un cabezazo y le insistía a su pupilo que boxeara desde lejos y no dejara de moverse.

Una herida que jugó a favor del Sylvester

El cabezazo, en las repeticiones de televisión se vio con claridad, y los jueces también lo registraron, pero con la herida la cuerda de Sylvester tenía un problema. La herida aumentaba la producción de adrenalina del alemán lo que lo invitaba a un boxeo más instintivo y menos reservado que el que recomendaba la naturaleza del rival.

Sin embargo, Sylvester marcaba más golpes que Castillejo y en el sexto asalto incluso logró unos ataques que probablemente hubieran mandado al piso al boxeador con menos capacidad de asimilación que el "Lince de Parla".

Sylvester se serenó, empezó a mantener a Castillejo a distancia con el "jab" de izquierda y el español empezó a mostrarse mucho más reservado que de costumbre. En la esquina de Castillejo, tras el séptimo asalto, el entrenador Ricardo Sánchez Atocha parecía tener clara la necesidad de volver a pelear más cerca del alemán y buscar el cuerpo a cuerpo.

A esa altura de la pelea esto no sólo era necesario para aprovechar la mejor pegada del español, sino también porque Sylvester iba ganando la pelea por puntos y a Castillejo sólo le quedaba la esperanza del KO. Castillejo empezó a perseguir por todo el cuadrilátero a Sylvester, pero la presa parecía dispuesta a escaparse del lince, no paraba de moverse, y de cuando en cuanto contraatacaba con combinaciones precisas.

Sylvester, sabiéndose en ventaja, se dedicó a administrar la pelea y cuando no podía mantener a distancia a Castillejo se abrazaba a él obligando al árbitro a interrumpir la pelea. Sin embargo, cuando todo apuntaba a un triunfo por puntos, Sylvester ganó por otra vía y ya en el último asalto mandó a la lona a Castillejo con un súbito contraataque.

Es la segunda derrota por fuera de combate de Castillejo en 20 años de actividad boxística.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información