Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cavendish gana la etapa

  • El británico ganó al sprint la etapa marcada por el positivo de Ricco
EFE EFE

El británico Mark Cavendish, del Columbia, logró al esprint su tercera etapa del Tour de Francia, un golpe de juvenil aire fresco que alegró una jornada triste marcada por el positivo del italiano Riccardo Riccó (Saunier Duval), en la que el australiano Cadel Evans (Silence) mantuvo el liderato.

Cavendish, de 22 años, firmó su triple con una autoridad habitual en las llegadas masivas y que le ha convertido ya en el relevo de los ilustres McEwen, Zabel y Hushovd. No admitió discusión y paró el reloj con un tiempo de 3h.40.52 tras cubrir los 168 que unieron Lavelanet y Narbona. La segunda plaza fue del francés Sebastien Chavanel (Francaise) y la tercera del belga Gert Steegmans (Quick Step). Oscar Freire volvió a meterse en la refriega, pero hubo de conformarse con la quinta plaza.

Los favoritos se mantuvieron en sus posiciones. Cadel Evans salvó una etapa que acabó a una media de 45,77 kms/hora con el maillot amarillo. El luxemburgués Frank Schleck (CSC) le sigue a un segundo y el estadounidense Christian Vandevelde (Garmin) a 38 segundos. Carlos Sastre es el primer español, sexto, a 1:28 y con las ilusiones intactas en espera de los Alpes.

La duodécima etapa del Tour nació con un nuevo escándalo, con otro fiasco, el enésimo sobre un deporte con los índices de credibilidad en el subsuelo. El positivo de "La Cobra" Riccardo Riccó, el "héroe" de Super Besse y de los Pirineos, envenenó la carrera y obligó a desviar la mirada de la carretera y a iniciar nuevos debates sobre el último grito en materia de sustancias dopantes y el futuro de un deporte en el que muchos demuestran altos grados de "imbecilidad e irresponsabilidad", según Patrice Clerc, el máximo dirigente del Tour.

Como la vida sigue, y el ciclismo, de momento, también, el pelotón salió sin los 7 corredores que le quedaban al Saunier Duval, que decidió "salvar la imagen del Tour" con una retirada en masa. Llegaba la imagen de otro corredor abatido, del mismo que deleitó a la afición con dos exhibiciones antológicas. "Cuando se ven cosas increíbles es que no son verdad", dijo el británico David Millar, un ex del Saunier y sancionado por dopaje.

Ya en el asfalto, el Tour caminó cabizbajo hacia la costa, con el impacto a cuestas y bastante calor. Era un día para esprinters, y los guepardos no podían dejar escapar una oportunidad para el lucimiento. El pelotón permitió una escapada "made in France" con Arnaud Gérard (Francaise) y Samuël Dumoulin (Cofidis). Se unió a 50 kilómetros de meta el español Juan José Oroz (Euskaltel), un movimiento voluntarioso pero estéril, ya que el grupo los tenía controlados para anularles las ilusiones a 10 kilómetros de meta.

El guión se cumplió con la disputa de una llegada masiva en la que se metieron los más rápidos del pelotón. El Quick Step tiró en los últimos kilómetros para colocar a Steegmans, pero el Columbia se puso al frente en la última curva para lanzar un esprint de 1.000 metros. Entre todos volvió a destacar el joven Cavendish, que exhibió una aceleración en los últimos 200 metros imposible de contestar.

El ciclista de la Isla de Man cosechó la décima victoria de la temporada. Lo celebró estirando tres dedos. Ya van tres, y las que le quedan como el doble campeón mundial en pista siga empeñado en repartir desparpajo y calidad en cantidades industriales. Aire fresco en un deporte que se ahoga.

Mañana se disputa la decimotercera etapa, entre Narbona y Nimes, de 182 kilómetros, óptima para que los esprinters aprovechen otra oportunidad
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información