Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Hungaroring, una recta de 700 metros para intentar lo imposible, adelantar

EFE EFE
El circuito húngaro de Hungaroring, con 4.380 metros, ofrece todos los elementos para presentarse como un escenario para la estrategia más que para la conducción, debido a que es un trazado con escasos o nulos espacios para los adelantamientos, al margen de una corta recta de 700 metros, donde difícilmente se superan los 300 km/h.

Como otros muchos escenarios, el final de recta de Hungaroring, con curva de 180 grados, situará la carrera hasta que la estrategia de los equipos empiece a enviar a los bólidos al garaje a repostar o a cambiar neumáticos, ya que se espera que la prueba transcurra en caravana desde el inicio. Debido a que el pilotaje en Hungría se centra en negociar las curvas a baja velocidad, los bólidos tienden a sufrir en la refrigeración, y más cuando para el día de la carrera se esperan temperaturas altas en esta zona de la Europa del Este.

Así, la preparación de los coches será muy similar a los ajustes que se realizan para la carrera de Mónaco, donde una de los principales trabajos reside en alcanzar la máxima tracción para la salida de las curvas de baja velocidad. Esta situación será una generadora importante de desgaste de los neumáticos, especialmente los de compuesto blando. Este agarre y adherencia ha sido una de los lastres que más ha acusado este año el Renault de Fernando Alonso y Nelson Piquet.

Para la carrera de Hungaroring, Bridgestone utilizará la clase de neumáticos que suministra a todas las escuderías durante los fines de semana de Canadá y Mónaco. El circuito del Principado es uno de los más lentos, mientras que el de Hungría cuenta con una media de 90km/h el paso por las curvas.

El circuito de Hungaroring, en el que los pilotos deberán realizar 70 vueltas (306"66 kilómetros), es la sede del GP de Hungría desde 1985, cuando Nelson Piquet (Williams Honda), padre del piloto brasileño de Renault, Nelsinho Piquet, se impuso en la carrera, éxito que repitió al año siguiente con el mismo monoplaza. El alemán Michael Schumacher, con cuatro victorias, es el piloto más laureado en Hungaroring, seguido del brasileño Ayrton Senna, con tres triunfos.

Hungaroring es el escenario donde en el 2003 el asturiano Fernando Alonso, a los mandos de un Renault, consiguió su primera victoria en la F1, la cual se le escapó el año pasado después de que los jueces de la FIA le relegasen a la sexta plaza, cuando había conseguido la "pole", por una irregularidad. La victoria fue para su compañero Lewis Hamilton, quien mantuvo la buena tradición de pilotos británicos en Hungría, donde también han ganado Jenson Button, Damon Hill y Nigel Mansell.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información