Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alonso busca el sueño en su circuito talismán

EFE - Hungría EFE - Hungría
El piloto español Fernando Alonso (Renault) se presenta en Hungría con el propósito de aproximarse en el circuito de Hungaroring a las sensaciones que experimentó en el 2003 cuando ganó su primer carrera en la F1, y para continuar con el estado de gracia de su equipo, después de la hazaña de su compañero Nelsol Piquet que la semana pasada acabó segundo en Alemania.

Pero Alonso, que inició con un tono bajo el mundial sin conceder muchos sueños felices a sus seguidores, sabe que los elementos no
juega a su favor, especialmente porque no acaba de concluir una sola carrera satisfecho de su bólido y porque un grupo importante de rivales ya ha adquirido una ventaja insalvable.

Este es el caso de su ex compañero Lewis Hamilton (McLaren), líder del mundial después de dos exhibiciones seguidas en los
circuitos de Silverstone (bajo la lluvia) y la semana pasada en Hockenheim. Hamilton se encuentra en el mismo punto que el año
pasado, con el liderato en sus manos.



La diferencia es que la temporada anterior tenía como rival a Alonso y este año parece que su camino al título lo hará en
solitario, a no ser que, como pasó el año anterior, los Ferrari resurjan del letargo en el que han caído después de ser dos bólidos
casi insuperables. Por tener, el inglés cuenta hasta con la inestimable colaboración de su compañero, Heikki Kovalainen, quien
en Alemania levantó el pie del acelerador en una curva para dejar paso a Hamilton.

El podio de Piquet la semana pasada en Alemania ha abierto una expectativa feliz en el equipo francés, aunque ello no esconde que
la segunda plaza del brasileño se forjó sobretodo por una sucesión de aciertos inesperados, después de que el piloto saliese atrás en
la parrilla, al haber sido eliminado en la primera criba del sábado. El coche de seguridad y una apuesta agresiva de realizar un solo
repostaje llevó el Renault al podio.

Este episodio, no cabe duda, nadie lo imaginaba con Piquet y sí con Alonso, quien en diez carreras sólo ha podido puntuar en cinco
de ellas, con el cuarto puesto en Australia como éxito más destacado. Pero desde marzo ya ha llovido mucho y Alonso sigue sin
contar en las quinielas de los tres primeros. Problemas de tracción, principalmente, y otra lista de causas mayores han dejado el Renault en un escalón inferior a los Red Bull, que montan el mismo motor, pero que se manifiestan como mejores coches de carreras.

Este fin de semana el circo de la F1 se traslada a Hungría. El circuito de Hungaroring está asociado con Alonso por ser el escenario donde el asturiano logró su primera victoria en el mundial.

Dudas respecto a la meteorología

Se espera sol el día de la carrera y existen dudas acerca de si la lluvia caerá en las jornada de las clasificaciones oficiales. La
obtención de una posición adelantada el sábado y una acertada estrategia el domingo serán fundamentales en un circuito donde se
puede ver de todo, menos adelantamientos, debido a las numerosas curvas en Hungaroring.

Pocos dudan que Lewis Hamilton puede volver a exhibirse. El líder del mundial parece decidido a no perder la oportunidad que se le
presenta. Hungría no es un escenario esquivo, al contrario, pues el año pasado saldó el fin de semana con "pole" y victoria, después de un nuevo desencuentro que se vivió en la "guerra civil" que se originó en McLaren.

Alonso, que tenía vía libre para salir del "pit lane", retrasó su incorporación a la pista, lo que impidió a su compañero Lewis
Hamilton, que quedó frenado tras él, realizar el último intento para arrebatar al español la "pole". Después de insultos en el equipo
alemán, la FIA abrió un expediente y sancionó a Alonso y lo relegó a sexta posición, y le quitó los puntos a McLaren aquel fin de semana.

Aquel episodio fue la gota que colmó el vaso y del enfrentamiento entre Alonso y Hamilton, con McLaren de epicentro también por una denuncia de espionaje presentada por Ferrari. De ello sacó buen partido la "Scuderia", que meses después arrebató el título de
campeón a los dos pilotos del equipo anglo-alemán.

Ahora Hamilton se encuentra en una situación propicia y nada ni nadie parece inquietarle. Su McLaren va como la seda. En Ferrari aún
están experimentado con la aleta de tiburón que introdujo Red Bull y que otros copiaron, aunque no parece que este mecanismo de
estabilidad esté dando un buen resultado, a tenor de que la mayoría de escuderías no lo utilizan.

De un Hamilton desbocado, se ha pasado a un piloto inglés mucho más reflexivo y certero en su decisiones y en aceptar las que le
plantea su equipo. Mientras, la FIA ha precintado el motor con el que ha ganado las dos anteriores carreras y realizará una serie de
verificaciones en los próximos días.

Ferrari, con o sin la aleta de tiburón que probó en Jerez, tiene el cometido doble de frenar a Hamilton y dejar de cometer errores,
después de que en anteriores carreras algunos de ellos llegasen a irritar a su presidente, Luca di Montezemolo. Felipe Massa se encuentra segundo en la general a sólo cuatro de Hamilton, mientras que el segundo Ferrari, el de Kimi Raikkonen,
está tercero, a siete del inglés.

Programa del fin de semana en el circuito de Hungaroring:

- Viernes:

Entrenamientos libres... 10:00

Entrenaminetos libres... 14:00

- Sábado:

Entrenamientos libres... 11:00

Entrenamientos clasificatorios... 14:00

- Domingo:

Carrera (70 vueltas)... 14:00.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información