Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alonso apurará su Renault para conseguir un buen puesto

EFE - Hungría EFE - Hungría
La jornada de entrenamientos libres del GP de Hungría que se celebró en el día de ayer desveló la esperada mejoría de los dos Renault, y que se manifestó con los tiempos de Fernando Alonso y el brasileño Nelson Piquet, y puso de manifiesto que el británico Lewis Hamilton (McLaren Mercedes) sigue en racha.

El principal piloto de McLaren no está dispuesto a conceder ningún beneficio a la duda y, después de una jornada matinal interesante, en la que acabó con el cuarto mejor tiempo (1:21.535), a 0.554 de Felipe Massa (Ferrari), por la tarde pulverizó el crono al bajarlo un segundo (1:20.554).



A pesar de esta situación, la jornada de libres de los viernes no suele ser determinante, ya que los pilotos pueden utilizar un motor diferente al de la carrera, pero sí indica lo que se puede avecinar para la sesión de clasificación de hoy mismo a partir de las 14:00.

El premio de la "pole"

De hecho, la prueba húngara tiene la peculiaridad, como también sucede en otras carreras, de que en la sesión de clasificación oficial los equipos se juegan media carrera del domingo. El hecho de que el circuito de Hungaroring sea escaso en rectas y muy nutrido de curvas hace que la obtención de la "pole" sea poco menos que medio triunfo.

La sorpresa de la jornada de los entrenos libres fue el segundo mejor tiempo que obtuvo el brasileño Nelson Piquet (Reanult), quien viene de ascender al podio en el GP de Alemania, en el quedó segundo, tras Hamilton, de hecho al verse beneficiado por una estrategia a la que se unieron una seria de golpes de suerte, especialmente que saliera el coche de seguridad cuando se encontraba delante con el tanque lleno y a la espera de que muchos pilotos entraran en el garaje.

El segundo tiempo de Piquet, más el cuarto de Alonso, también por la tarde, propiciaron un escenario inesperado, ya que la marca francesa, con depósitos más o menos llenos, ha conseguido un objetivo que parecía que sólo pudiese estar presente en un sueño, como era codearse con los McLaren y los Ferrari.

Esta situación en la segunda sesión de la tarde no generó ningún entusiasmo diferente al de los últimos días en Renault, escudería en la que se adivina que los dos bólidos son más competitivos, después de las últimas pruebas efectuadas en Jerez la semana pasada.

Los "rojos" en crisis

Ferrari ha ido de más a menos en la jornada. Mientras por la mañana Felipe Massa y Kimi Raikkonen dominaron la serie en el primer y segundo lugar, respectivamente, por la tarde los tiempos de ambos fueron claramente peores, especialmente los del brasileño, que en 36 vueltas fue incapaz de rebajar el mejor registro que obtuvo por la mañana (1:20.981).

Heikki Kovaleinen (McLaren), que ayer conoció que la escudería británica seguiría contando el año que viene con sus servicios, fue el tercer piloto más rápido de la jornadas. Por de tras de los pilotos de McLaren, Renault y Ferrari, el alemán Nick Heidfeld y el polaco Robert Kubica situaron a los dos BMW Sauber, mientras que Jarno Trulli (Toyota) y Nico Rosberg (Williams) cerraron la clasificación de los diez mejores tiempos.

Hoy sábado, Hungaroring volverá a acoger una jornada de entrenamientos libres (11:00), mientras que por la tarde (14:00) se iniciarán los de clasificación, con la celebración de dos tandas (con la eliminación de cinco pilotos en cada una de ellas) y una final para decidir las cinco primeras filas de la parrilla del domingo.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información