Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Arroyo venceder en Urkiola

  • Aguantó la embestida de Cobo para alzarse con el triunfo
EFE EFE
El corredor español David
Arroyo, del Caisse d"Epargne, se ha impuesto en la Subida a Urkiola,
prueba internacional de 161,5 kms. de recorrido con dos subidas al
legendario puerto vizcaíno que le da nombre, en la segunda de las
cuales se encuentra la línea de meta.

Arroyo, no obstante, ha tenido que sufrir mucho en la última
ascensión ante el durísimo ritmo que ha impuesto en toda la subida
Juanjo Cobo (Scott-American Beef).

El cántabro incluso ha llegado a verse ganador cuando ha
descolgado a su rival a kilómetro y medio de la cima junto al
Santuario, pero el castellano-manchego se ha recuperado y ha tenido
fuerzas para dar un último ataque y llegar a la meta en solitario.

Arroyo ha puesto así la guinda al excelente rendimiento de su
equipo, que ha contado con cuatro unidades en el último corte de
seis corredores que se han jugado el triunfo y que ha colocado a
cuatro de sus hombres entre los seis primeros en la llegada.

Cobo no ha podido premiar como se merecía el denodado esfuerzo de
David de la Fuente al inicio del puerto ni tampoco sacar brillo a su
encomiable trabajo en la parte decisiva de la carrera, aunque sí ha
conseguido reivindicar a sus compañeros y a equipo tras los tristes
sucesos en los que se vio envuelto en Tour de Francia.

Además del de Caisse d"Epargne y el Scott-Amrerican Beef, hay que
destacar el comportamiento de varios equipos continentales durante
la carrera.

Sobre todo el del Burgos Monumental y especialmente de su
corredor Sergio Pardilla, tercero en la meta y único rival, junto
con Cobo, que ha aguantado al desatado grupo dirigido por Alfonso
Galilea, a pesar de haberse metido con anterioridad en escapadas.

Decepcionante Euskaltel

Decepcionante ha estado el Euskaltel Euskadi, que corría en casa
y no ha tenido apenas protagonismo. Ya comenzó el equipo naranja
descolocado en la subida final y a su principal baza, Igor Antón, le
ha costado coger el ritmo.

Aunque la lectura de la carrera casi se limita, en lo
trascendente, a la ascensión final, hasta la misma ha habido
movimiento y ganas de destacar de los equipos de menor potencial.

A pesar de ello, ni una escapada de cuatro corredores (Gallego,
Camaño, Erviti y Ruiz) en la primera subida, cazados al llegar
arriba, ni una posterior de siete (Melero, Martín, Sarabia,
Pardilla, Pujol, Vázquez y Fran Pérez), han evitado que el pelotón
se reagrupase a 20 km. de meta.

Tampoco un último intento de Salgueiro, Pujol y Sesma ha impedido
lo que todo el mundo esperaba y casi daba por hecho desde el
principio: que la batalla decisiva se iba a dar en los últimos 6
kms., precisamente a los que cada año homenajea con la carrera la
Sociedad Ciclista Duranguesa.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información