Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Castigo excesivo para el Real Madrid

  • Felipe Reyes, con 13 puntos y 6 rebotes, fue el mejor jugador por parte madridista
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica
El Real Madrid no pudo consumar su venganza en Málaga y acabó perdiendo por 82-65. La amplitud del marcador final no refleja la igualdad que presidió gran parte del partido. Felipe Reyes fue el mejor jugador de un equipo, el blanco, que como los propios jugadores indicaban durante la semana necesita más rodaje para acoplar sus nuevas piezas.


Saltó frío el Real Madrid al Palacio de Deportes Martín Carpena. Como si se hubieran dado cuenta de que el calor del verano se apagaba, y el gélido otoño se cernía sobre la faz de nuestro país, los blancos comenzaron de forma pausada, arrítmica, desacompasados. El torbellino Llull tuvo el honor de anotar la primera canasta de la temporada oficial para los de Plaza, desde la línea del 6,25.



El clásico intercambio de golpes inicial, dio paso a un pequeño estirón de Unicaja. Del 4-5 inicial para los madridistas se pasó a un más que inquietante 24-11 a poco de finalizar el primer cuarto, que arreglaron dos de los clásicos de este batallador equipo, Hervelle y Bullock, que estrujaron en la medida de lo posible el inicio meteórico de los locales.

Massey, Hosley, Pepe y Tomas, disfrutaron de sus primeros minutos como madridistas. Los dos primeros dejaban muestras de que el mundo del atletismo ha perdido a dos grandes figuras para su causa. Los "saltimbanquis" madridistas empezan a hacer de las suyas, mientras Pepe Sánchez, empezaba a dar una clase magistral de cómo ordenar un equipo y no descomponerse a pesar de las desventajas iniciales. Digno de mención fue un espectacular alley-hoop que Mumbrú le sirvió a Hosley para que éste visitara las estrellas durante un par de segundos y aterrizara sobre la canasta del Unicaja en forma de martillo pilón. Fue tan espectacular, que la afición malacitana, entendida de baloncesto, tuvo que aplaudir la acción del "7" madridista.

Joan Plaza ordenó una vuelta más de la presión defensiva. En un primer momento ésta surtió efecto y colocó al Real Madrid a, tan sólo, siete puntos de diferencia (39-32 min. 18). Sin embargo, la maestría de Cabezas en las penetraciones, volvió a abrir una pequeña brecha en el luminoso. Lo de Cabezas es de traca. Aíto, su actual técnico, le dejó fuera de la selección española que disputó los JJ.OO en Atenas y ahora le tiene como capitán general.

El Rey de Reyes

Si bien no estaba haciendo nada del otro mundo, Felipe Reyes era de los mejores de su equipo hasta el descanso. Sumaba puntos y rebotes a partes iguales, cuatro en cada apartado, sin embargo, el cordobés cogió el saco, sacó la espada, y se puso a batallar en solitario. En un abrir y cerrar de ojos Felipe se comió al quinteto malagueño. Con 8 tantos consecutivos del madridista, el Real Madrid se aproximó tanto en el marcador que, apenas, una hormiga tenía hueco entre ambos equipos.



La defensa funcionaba y Massey comenzaba a quitarse la timidez de jugar con unos compañeros nuevos. El Real Madrid necesita al Massey del Aris. Un tío malencarado, agresivo, duro y que maltrate el aro con la fiereza de una pantera. A la par que Massey y Felipe apareció Bullock, para desempolvar su muñeca y tomarle el gustillo a eso de anotar de tres puntos.

Fatídico último cuarto

El problema para el Real Madrid llegó cuando a Cabezas y a Gomis les dio por emular al bueno de Louis. Con dos triples consecutivos, el equipo local estiró al estilo boomer el marcador para abrir una pequeña brecha en el marcador que ya no pudo levantar el Real Madrid. De cuatro de ventaja, el marcador pasó a 13 de diferencia para los de Aíto en tres minutos.

Los blancos no se rendían, pero enfrente estaba el equipo más en forma de la liga que, además, entró en una racha de lanzamientos infalibles, que acabó por matar al Real Madrid pese a que Quinton Hosley se esforzó por tratar de adecentar en los instantes finales un marcador que se infló en exceso en el final del choque pero que no demuestra la igualdad que presentó el partido durante gran parte del mismo.

Ficha técnica:

82 - Unicaja (24 22 14 22): Cabezas (14), Kelati (8), Jiménez (6) Haislip (16), Archibald (9) -cinco inicial-, Cook (7), Gomis (12), Gabriel (5), N?Dong (3) y Faverani (2).

65 - Real Madrid (16 19 19 11): Llull (8), Bullock (8), Massey (2), Mumbrú (9), Reyes (13) -cinco inicial-, Sánchez (0), Hosley (8), Papadopoulos (5), Hervelle (7) y Tomas (5).

Arbitros: Amorós, García González y Cortés. Sin eliminados.

Incidencias: Primer partido de la Liga ACB 2008-09 disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante 10.000 espectadores.





Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información