Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El TAD frena la rabieta del Valencia Básket

  • El equipo valenciano sigue tratando de ganar en los despachos lo que no pudo en la cancha
Desestimado el recurso ché
Defensa Central Defensa Central

El Tribunal Administrativo del Deporte ha rechazado el recurso presentado por el Valencia Básket por una posible alineación indebida de Marcus Slaughter en el Real Madrid durante el tercer partido de la semifinal ACB 2014-15.

La rabieta del Valencia Básket continúa. El equipo valenciano pretende ganar en los despachos lo que no pudo en la cancha y pretende seguir adelante con un nuevo recurso después de que el TAD haya vuelto a desestimar sus alegaciones sobre la presunta alineación indebida de Marcus Slaughter en el tercer partido de la semifinal ACB que enfrentó al equipo taronja con el Real Madrid la pasada temporada.

En aquel partido, Pablo Laso alineó a Slaughter después de que en el descanso se corrigiera un fallo arbitral (no del Real Madrid) en el acta del encuentro. El norteamericano no aparecía entre los inscritos por el equipo blanco en el acta de los árbitros, firmada por Laso, pero debido a un error de los colegiados, no por culpa del vitoriano, quien sí contaba inicialmente con el pívot. El propio Valencia aceptó en el descanso el cambio del acta, pero tras la derrota decidió jugar sucio y emplear el error para intentar conseguir la victoria en los despachos.

Ni el Juez Único de la ACB ni el Comité de Apelación de la Federación Española de Baloncesto escucharon al Valencia Básket, del mismo modo que tampoco lo ha hecho el TAD: "No puede reprocharse al entrenador haber firmado previamente un acta que fue cumplimentada erróneamente por el equipo arbitral y director del encuentro", sentencia el tribunal, que añade que "derivar una actuación culposa o negligente de un error material es a todas luces desproporcionado y no puede tener alcance disciplinario".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información