Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El acierto del Bauru aleja la Intercontinental de Madrid

  • Remontada del equipo brasileño que obliga al Real a ganar en segundo y definitivo partido
Bauru 91-90 Real Madrid
 Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Real Madrid se vio sorprendido (91-90) este viernes en su primer partido de la Copa Intercontinental ante el Bauru brasileño. El equipo de Laso cuajó una buena actuación y llegó a tener una ventaja de 17 puntos en el tercer cuarto, pero el campeón sudamericano logró remontar gracias a un acierto inusitado desde la línea del triple. Así, el partido llegó a los últimos segundos con posesión blanca para ganar, pero el tiro de Llull fue escupido por el aro y los blancos tendrán que ganar mañana domingo (17:00 horas, Realmadrid TV) si quieren proclamarse campeones intercontinentales.

El equipo español se plantó en el pabellón Ibirapuera con apenas dos entrenamientos en sus piernas. Y al principio lo notó, porque su rival salió algo más enchufado y logró ponerse por delante gracias a lo que iba a ser su gran arma durante todo el choque: el triple. Laso comprobó desde el primer momento que el 'scouting' previo que habían hecho al conjunto brasileño era de lo más acertado, ya que a la hora de tirar a canasta no lo dudan: mejor desde lejos que dentro de la pintura. Así, los locales gozaron de la primera renta del partido (14-10), aunque poco a poco Rudy, Ayón  y Carroll se fueron entonando y consiguieron que el partido cerrara su primer cuarto con ventaja blanca (19-22, min.10).

El segundo parcial tuvo dos caras bien distintas. En el inicio el Bauru mejoró sus pretaciones y logró poner en serios aprietos al Madrid con un parcial de 7-0 (26-22). Sin embargo, las rotaciones le funcionaron a Laso y el equipo merengue logró ajustarse en defensa gracias a la intensidad de hombres como Nocioni, Maciulis y Felipe Reyes. Así, los locales se atascaron en ataque y al Madrid le bastó con ir sumando puntos a cuentagotas para coger su primera renta de valor en todo el partido tras un espectacular parcial de 3-15. De esta manera, el choque llegó al descanso con la sensación de estar plenamente controlado (30-37, min.20).

La situación ya era de por sí satisfactoria, pero aún iba a ser mejor por momentos. El campeón europeo saltó al parqué en el tercer cuarto dispuesto a sentenciar el partido y logró encadenar 3 triples consecutivos más una acción de 2 1. En un abrir y cerrar de ojos el partido se rompió a su favor (32-49, min.26). Fue la máxima renta del partido, porque a partir de ahí el partido dio un vuelco. Una absurda falta técnica pitada a Rudy descentró al equipo y el Bauru empezó a fiar todas sus opciones al tiro desde el perímetro. E increíblemente la estrategia le funcionó a la perfección. Liderados por el ex madridista Hettsheimer (27 puntos en total) los brasileños recortaron la diferencia poco a poco a base de triples imposibles.

FICHA TÉCNICA:

91 - BAURU (19 11 29 32): Ricardo Fisher (12), Alex García (12), Robert Day (8), Jefferson (10) y Rafael Hettsheimeir (27). -equipo inicial-,Paulinho Boracini (2), Gui Deodato (3), Rafael Mineiro (2) y Leo Meindl (15).

90 - REAL MADRID: (22 15 25 28): Rudy Fernández (8), Sergio Llull (17), Jaycee Carroll (18), Gustavo Ayón (8), Howard Thompkins (12). -equipo inicial-, Sergio Rodríguez (11), Luka Doncic, Andrés Nocioni (4), Jonas Macilius (3), Felipe Reyes (9) y Guillermo Hernangómez.

Árbitros: Reynaldo Mercedes (República Dominicana); José Reyes (México) y Christos Christodoulou (Grecia).

Incidencias: Primer partido, al mejor de dos, de la Copa Intercontinental disputado en el Pabellón de Ibirapuera, de Sao Paulo, antes unos 3.500 espectadores.

De hecho, en cuestión de cuatro minutos el partido volvió a ponerse en un suspiro (59-62, min.30). Ambos conjuntos comenzaron un intercambio de canastas que permitió que el Bauru consumara la machada tras unos buenos minutos de Mendl (67-66). Pero el Madrid sacó toda su garra y gracias a la dirección de Sergio Rodríguez y los puntos de Thompkins consiguió un parcial de 0-7 que le hizo pensar en la victoria (80-85).

El problema fue que el conjunto paulista no se dio por vencido y continuó martilleando a su rival desde el perímetro (7 de 9 triples en el último cuarto). En consecuencia el partido llegó a su último minuto con igualdad a 89. Felipe Reyes erró un tiro libre y a continuación una mala defensa dejó que Fischer pusiera a los suyos por delante con cuatro segundos por jugar. Laso le dio la 'bola caliente' a Llull, pero este falló en su tiro de 5 metros, por lo que se consumó la derrota (91-90) y ahora no queda más remedio que ganar mañana - por más de un punto - para regresar a Madrid con el título que pondría la guinda a un año ya de por sí histórico.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información