Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 'Clásico' se escapa del Palacio en el último segundo

  • Real Madrid 86-87 Barcelona
Real Madrid 86-87 Barcelona
Miguel Ángel Díaz Miguel Ángel Díaz

Una canasta sobre la bocina de Justin Doellman ha dejado sin victoria al Real Madrid en un 'Clásico' igualado y que el Real Madrid dominó durante 35 minutos. Un espectacular Jaycee Carroll en el último acto no fue suficiente para ganar un encuentro en el que la defensa blanca en el tiro exterior fue insuficiente. Los blancos se quedan con dos victorias y dos derrotas tras cuatro jornadas.

La primera parte tuvo color madridista casi desde el primer instante. Y decimos casi, porque un Doellman fulgurante ponía un inquietante 0-8 solventado por el Real Madrid en un visto y no visto. Los de Laso apretaron en defensa, Felipe Reyes inauguraba el marcador y, a partir de entonces, empezaría un torrente ofensivo inabordable para los culés. Sergio Rodríguez anotaba por fuera, penetrando. Además, asistía para que Carroll, Ayón y Felipe percutieran. Para colmo, Llull cerraba el primer cuarto con un triple estratosférico para poner un esperanzador 27-17.

El segundo acto seguía por los mismos derroteros; el Madrid era intenso en defensa, no dejaba a Tomic recibir y, por fuera, los Abrines o Navarro no veían aro con sencillez. En el aro azulgrana, la pelota entraba como si de una piscina se tratara. Sergio Rodríguez anotaba dos triples más, Llull levantaba al Palacio desde la esquina y Willy se crecía en defensa en los pocos minutos que tuvo Ayón de descanso. Pese a todo, un triple sobre la bocina de Doellmann le daba vida al Barça. Al descanso, 48-37 para el Madrid. Los culés perdían a Navarro por un ‘golpetazo’ en la rodilla.

Todo cambió tras el descanso. El Barça fue remontando, como un ‘martillo’ pilón. Primero, en el tercer cuarto, gracias a un brutal Perperoglu desde la línea de tres-13 puntos para él- y gracias a una defensa extraordinaria. El Madrid se atascaba hasta encajar un parcial de 15-25 que terminaría siendo decisivo en el partido.

Porque pese a que el Madrid se agarró a Carroll en el último acto, los culés ya habían hecho lo más difícil. El Madrid era incapaz de defender a los exteriores azulgranas y cuando parecía que todo estaba hecho tras un triple de Sergio Rodríguez y una canasta de Ayón (85-80), los de Laso volvieron a permitir otro triple liberado de Doellman. Era la antesala de una canasta ‘matadora’ del americano en el último segundo para dejar al madridismo con cara de ‘tontos’. Derrota complicada de digerir. A seguir. Toca pensar en Olympiacos.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información