Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid asalta el Palau con una paliza

  • Los blancos se impusieron por 70-90 en Barcelona y recuperan el factor cancha en la final ACB.
Carroll Carroll
Carroll
David Jorquera David Jorquera

Después de perder en la última décima el primer partido de la final al Real Madrid le tocaba jugar un doble partido. El primero, el evidente, el del marcador y el de la eliminatoria. El segundo, igual no tan importante en lo que a números se refiere, el de la psicología.

El Madrid salió a por todas

Y es que tras ese 100-99 el Madrid tenía una segunda bala en el Palau. Igualar la final tenía el premio de robar la ventaja de campo y tener la opción de sentenciar el título en casa, una ecuación de tal valor que los de Laso saltaron al campo con muchas ganas. La puesta en escena del Madrid fue inmejorable en lo que al juego y al marcador se refería (2-11 min.3). Liderados por un descomunal Llull, el Madrid bailaba al Barcelona a su ritmo y en su estilo. Velocidad, rebote, transición rápida y acierto. Mucho acierto. Con estos ingredientes, los de Laso consiguieron una renta de 16 puntos a la finalización de los primeros 10 minutos (12-28 min.10).

El segundo cuarto tuvo dos partes

Durante el segundo cuarto hubo dos partidos. El primero fue el  que continuó tras el parón de los 10 primeros minutos, el del Madrid dominador y avasallador. La renta de los blancos seguía disparándose y en el Palau no daban con la tecla para frenar al mejor Madrid de la temporada (15-34 min.11). Sin embargo, gracias a la segunda unidad y a que los blancos bajaron algo su acierto de cara al aro, el duelo empezó a ‘enfangarse’. El Barcelona mejoró algo su defensa y la renta blanca empezaba a caer (32-41 min.19). Sin embargo, y antes de la llegada del descanso, el Madrid logró mantener esa ventaja psicológica por encima de los 10 puntos (32-44 min.20). 

El Madrid aguantó en el tercer cuarto

En el tercer cuarto al Real Madrid le tocó ejercer de resistente. El Barcelona apretó el marcador y rebajó la renta blanca a los cinco puntos (44-49 min.24). Sin embargo, cuando más quemaba el sol el equipo de Laso se sacó de la manga un par de buenos ataques, uno de ellos con triple sobre la bocina de Thompinks, que permitió algo de respiro al Real Madrid para entrar con ocho puntos de renta al último cuarto (58-66 min.30). 

Ayón, imperial y decisivo

El partido entraba en el último periodo con todo por decidir, pero el Madrid dio un golpe en la mesa en el mejor momento. Un parcial de 1-10, liderado por un espectacular Ayón, imparable en ambas partes de la zona, devolvía a los blancos una renta cómoda a su favor en el marcador (59-76 min.34).  El Madrid jugó los últimos minutos de partido sin la presión del marcador, viendo la mejor versión en la circulación del balón del equipo blanco en muchos meses (65-86 min.38). Al final la diferencia de 20 puntos (70-90) en el marcador dejó bien a las claras el gran partido de los blancos que les permite recuperar el factor cancha y tener la opción de ganar la ACB si consigue dos victorias en el Palacio la próxima semana. 


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información