Ir a versión clásica Ir a versión móvil
18 noviembre 2016

Paliza histórica del Real Madrid al Barcelona

  • El equipo de Laso ganó en el Palau por 39 puntos (63-102).
Llull Llull
Sergio Llull
David Jorquera David Jorquera

Después de ganar con sufrimiento al Panathinaikos el pasado martes, el Real Madrid tenía una doble misión en su visita a la pista del Barcelona. La primera, la lógica, ampliar el botín de victorias en la Euroliga, y la segunda, quitarse el mal sabor de boca de su última visita liguera al campo culé.

Salida brutal del Real Madrid

Desde el primer momento se vio que el Madrid era un equipo muy diferente al que había perdido en el Palau hace apenas unos días. Una salida fuerte, con intensidad y acierto, ponía un 0-7 a los tres minutos. Como siempre, Llull empezaba a mostrarse diferencial en la ejecución y le acompañaba un inspirado Carroll. A la finalización del primer acto el conjunto de Laso mandaba por 12 puntos (17-29).

Randolph, un tapón para la historia

El segundo acto fue territorio Randolph. El americano del Madrid fue un muro en el más exacto término de la palabra y puso tres tapones que entrarían en cualquier galería de mejores jugadas de la temporada. Para el recuerdo siempre quedará la ‘chapa’ que le puso a Dorsey cuando éste intentó hacer un mate. Hasta el Palau se rindió con un ‘ohhh’ al espectacular gesto del jugador del Real Madrid.

Como la defensa de los blancos estaba siendo de lo mejorcito de la temporada la posibilidad de correr y hacer un juego alegre crecía. Y ahí el Madrid es totalmente imparable. Llull y Randolph lideraban a un equipo que hacía parecer al Barcelona una escuadra de infantiles contra profesionales. Las rentas se disparaban por encima de los 20 puntos y al descanso se llegó con un concluyente 31-54. 

El Madrid siguió tirando de solidez

A buen seguro que los jugadores del Real Madrid tenían muy claro que el inicio del tercer cuarto podía ser definitivo si conseguían parar un posible conato de reacción tras el paso por los vestuarios. Por eso, los de Laso, con un buen Felipe Reyes, continuaron con el mono de trabajo bien puesto. De hecho, la renta fue creciendo para los merengues gracias a un parcial final en el cuarto de 15-21 (44-75 min.30).

La exhibición continuó hasta el final

El Real Madrid pareció haberse propuesto llevarse todos y cada uno de los cuartos del partido. A pesar de que la paliza ya estaba siendo más que importante para el equipo de Laso, los merengues seguían sin bajar el pistón. La locomotora merengue no dejaba de martillear a su rival en cada posesión y en cada defensa (46-91 min.37). Al final, con Laso reservando a sus titulares, el equipo continuó con la línea brutal de de todo el encuentro. La mejor muestra, un triple estratosférico de Carroll para superar los 100 puntos y cerrar una paliza histórica (63-102). 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información