Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Unicaja venció en Fuenlabrada

Fuenlabrada 83-89 Unicaja
EFE EFE

El Unicaja de Málaga impuso sus galones de equipo grande y, no sin exhibir su mejor versión, frenó al Alta Gestión Fuenlabrada, que sólo firmó la rendición cuando la maquinaria pesada de los de Aito García Reneses desplegó todo su poderío.

Los dos equipos se golpearon duro desde el inicio, y así el descaro ofensivo local fue inmediatamente contestado con dos mates más que contundentes del estadounidense Marcus Haislip, jugador más valioso de la pasada jornada, en dos canastas que simbolizaban al primer golpe de vista el incontestable potencial del equipo andaluz.

El sello de los equipos que Aito dirige está definitivamente instaurado en el cuadro andaluz: ritmo trepidante en ataque alimentado desde un defensa al límite de la falta que hace invisibles las líneas de pase.

No les alcanzó del todo a los visitantes en el primer cuarto ya que, parcialmente tapada la vía de agua que siempre introduce en las defensas contarías el estadounidense del equipo madrileño Brad Oleson, máximo anotador de la Liga ACB, el pívot Antonio Bueno se encargó de mellar la zona contraria. Al descanso, un muy igualado 19-20 prometía emociones fuertes.

Las hubo, a pesar del demoledor parcial favorable al Unicaja en el segundo cuarto (13-34) en virtud, sobre todo, a una exhibición reboteadora.

Fue el cuarto en el que el pívot senegalés con pasaporte alemán del Unicaja Boniface Ndong se mostró en todo su esplendor; fue el cuarto en el que Luis Guil, entrenador del Fuenlabrada, fue sancionado con una técnica.

El irreductible equipo dirigido por Guil, lejos de firmar la paz, salió con más ganas de pelea si cabe en el tercer cuarto. La defensa del conjunto del sur de Madrid se ajustó, los árbitros equilibraron el número de faltas y Oleson, el alero asturiano Saúl Blanco y el pívot argentino con pasaporte italiano Leo Mainoldi sacudieron con su acierto en ataque los cimientos de la mole construida en Málaga con un 79-83 en el minuto 29. Parecía milagroso.

En realidad sólo parecía y los milagros no están científicamente probados. Ahí, en ese momento, al Fuenlabrada le pudo la ansiedad de verse tan cerca y emergió el caché de Euroliga del Unicaja, todo a la vez.

Los visitantes no perdieron la calma y solucionaron el problema gracias a sus señas de identidad, el sello de Aíto. En cinco minutos, descanso entre cuarto de por medio, el equipo malagueño puso tierra quemada a su paso y se marchó en el marcador (81-93, minuto 34).

El Fuenlabrada, a base de empujones y exhibiciones raciales, lo intentó, lo intentó todo, pero el partido ya tenía ganador.

Ficha técnica:

83 - Alta Gestión Fuenlabrada (19 13 30 21): Valters (4), Oleson (17), Blanco (18), Tskitishvili (5), Bueno (15) -cinco inicial-, Mainoldi (9), López (6), Ramos (7), Sandes (2) y Paraíso (0).

89 - Unicaja (20 34 16 19): Cook (2), Kelati (12), Welsch (13), Haislip (22), Archibald (10) -cinco inicial- Gomis (9), Cortaberría (0), Ndong (13) y Jiménez (8).

Árbitros: Pérez Pérez, Conde y Soto. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de la Liga ACB disputado en pabellón Fernando Martín de Fuenlabrada ante 4.900 espectadores.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información