Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Qué gran paliza!

  • El Barcelona demostró ser un equipo vulgar
David Jorquera - La crónica David Jorquera - La crónica
El Real Madrid desnudó las vergüenzas del Barcelona en Vistalegre y le derrotó con tremenda facilidad (90-73). La dirección magistral de Raúl López, la garra de Hervelle, Felipe y Sekulic, además del acierto de Mumbrú, acabaron con la resistencia, poca, de un Barcelona que duró en el partido poco más de dos periodos.

Las intenciones de uno y otro equipo quedaron plasmadas desde el momento en el que los respectivos entrenadores dieron sus quintetos iniciales. El Real Madrid inició con Tunçeri, Bullock, Mumbrú, Iturbe y Felipe. Un quinteto que podríamos tildar de ”˜correcaminos”™, cuyo objetivo era rebotear y salir como aviones con dirección al aro catalán. El Barcelona, sin embargo, plantó un equipo más pesado, basado en el físico. Calidad y técnica frente a kilos y centímetros. Espectáculo frente a sobriedad.

Con el calor primaveral que azota estos días la capital de España, los ”˜bajitos”™ de blanco iniciaron el partido como esa flor que con el paso del tiempo, y gracias a la lluvia, se va haciendo bonita. El intercambio de canastas de los compases iniciales del choque servía de espejismo para el Barcelona, no en vano, la sensación de equipo trabajado y rocoso la representaba el Real Madrid, mientras que los catalanes lo fiaban todo a jugadas individuales.



Álex Mumbrú, enchufado desde el primer momento, asumió la responsabilidad ofensiva de su equipo para mantener en una delgada línea el resultado del partido que, sin embargo, se fue abriendo como una herida de muerte poco a poco en el cuerpo de los catalanes. A todo esto, Xabi Pascual, entrenador del Barcelona, parecía más un guardia de tráfico, con movimientos y gestos constantes a los árbitros. Verle protestando a saber qué cosas es, cuanto menos, para esbozar una sonrisa.

Dos animales asesinos

Hablar del Real Madrid como un equipo con mayúsculas tiene sus fundamentos, y la segunda mitad del partido es la buena muestra de ello. Como si de dos fieras indomables se tratase, Hervelle y Sekulic, se comieron a las torres de chocolate del Barcelona. Hervelle, ojalá te quedes con nosotros, tenía en sus ojos la mirada del asesino, del ganador. Mientras, enfrente, los Trías, Marconato y compañía no podían más que aplaudir la exhibición física del belga. Mención especial para Sekulic. El balcánico parecía dormido en los últimos choques, sin embargo, ver la camiseta azulgrana le puso como una moto. Anotó, reboteó, intimidó y se fajó como nunca.

La algarabía llegó a Vistalegre por momentos. Triples, defensa, mates, defensa”¦y más defensa. El Barcelona se encontraba ahogado, sin aire. El Real Madrid, mientras tanto, deleitaba a su afición. Raúl López, reivindicación para acudir a la selección incluida, enlazó un par de triples y un dos mas uno espectacular con falta de Fran Vázquez que, a buen seguro, encantó a Pepu Hernández, presente en el palco del coso del Carabanchel. Lo siento por Pepu, pero el ”œRaúl selección” que invocó el público madridista le va a acompañar durante estos meses.

La plantilla azulgrana se fue empequeñeciendo más y más, mientras que los blancos cada vez ocupaban más cancha de lo gordos que les hacían los ánimos de su gente. La diferencia entre ambos equipos se quedó en 17 puntos porque los blancos no quisieron hacer más sangre ante un equipo empequeñecido que traía mucha aureola, pero que se quedó perplejo ante la superioridad de los de Plaza. El liderato de la fase regular está más cerca que nunca y, por ende, la participación en la próxima Euroliga. Otros, sin embargo, no pueden decir lo mismo, ¿verdad Barça?


Ficha técnica:

90 - Real Madrid (27 26 21 14): Tunceri (9), Bullock (8), Mumbrú (16), Iturbe (6), Reyes (9) -cinco inicial-, Smith (7), Sekulic (6), Hervelle (8), López (19) y Pelekanos (-).

73 - AXA Barcelona (27 17 11 18): Sánchez (7), Basile (9), Acker (8), Iliasova (13), Marconato (6) -cinco inicial-, Grimau (11), Vázquez (11), Neal (-), Trias (2) y Kasun (6).

Árbitros: Amorós, Llamazares y Araña. Sin eliminados.

Incidencias: encuentro correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la primera fase de la Liga ACB 2007-08, disputado en el Palacio Vistalegre ante unos 13.000 espectadores.

En el descanso, se rindió homenaje a Sergio Luyk, hijo de Clifford Luyk y ex jugador del Real Madrid, del Breogán y del Fórum Valladolid, fallecido hace dos semanas víctima de un cáncer.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información