Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El TAU cae ante el Siena

EFE EFE
El Montepaschi Siena encaró con mayor fuerza mental el capítulo de despedida de la Euroliga 2007-08 y cerró el curso con la tercera posición del ránking continental, alcanzada en la prórroga que hizo falta para encontrar un ganador y dejar al Tau, como hace un año en Atenas, en el cuarto puesto. Las mal llamadas finales de consolación desconsuelan a todo el mundo. Sin excepción. A quienes las ganan por llegar tarde al camino correcto. A quienes las pierden por salir con las maletas vacías. A todos los demás, los que arbitran, quienes lo presencian, a todos, también les pesa como un mal sueño. Es un partido desolador, un auténtico martirio.

Encajar la caída en semifinales para dar la cara en una cita que no sirve ni para la galería supone un ejercicio imposible para dos plantillas que han acariciado la copa. Les ha faltado un paso para jugar por el título, se les ha venido encima todo el desencanto de no poder culminar un trabajo de meses, les han salido mal las cosas en un escenario al que muchos nunca pueden siquiera acceder. No se puede exigir a deportistas en ese trance que salgan a jugar por el tercer y cuarto puestos, o sea, por una anécdota, y maniobren a como si nada hubiera sucedido.

El Montepaschi Siena y el Tau Vitoria habían sido apartados de la final de la Euroliga 48 horas antes. No es la primera vez que les ocurre. A los italianos es un cuenta que les suena familiar. En tres apariciones en la última ronda continental nunca han alcanzado la final. A los alaveses, con un solo asalto al título (Moscú 2005) en cuatro participaciones, tampoco le es ajena. Conocen tan de cerca el amargo trago que les aguardaba que necesitaron casi tres minutos para anotar la primera canasta en juego. Los toscanos pasaron por varias decepciones antes de levantar su primer entorchardo europeo (la Copa Saporta), igual que el Tau Vitoria, que también abrió su palmarés extranjero con el mismo trofeo. Los tropiezos previos al primer título de liga nacional de ambos vinieron precedidos de dolorosos reveses. Es una historia no común, pero si paralela. En esta Final entre Cuatro le tocó compartir la cruz de la moneda. El primer cuarto sólo dio para que el croata Zoran Planinic -cinco puntos- y el bosnio Mirza Teletovic -11- evitasen que el perímetro del Siena convirtiera un partido ya bastante espinoso de por sí en una historia con desenlace cantado (21-19).

A fin de cuentas, la nefasta obligación de tener que jugar no deja otra opción que apretar los dientes y tratar de esquivar una nueva decepción. Aunque, del mismo modo, los equipos tienen que cerrar el balance de la temporada en Europa, de dar minutos a los jugadores que han trabajado sin recibir a cambio demasiados minutos, de recompensar, en definitiva, la trayectoria de todo un año. Y a eso se dedicaron Tau y Siena, sobre todo el segundo, que en el primer cuarto ya había hecho pisar el parqué a todos los efectivos del banquillo. Luego, con unas defensas abiertas a casi todo el mundo -anotaron prácticamente todos los que pasaron por la pista del Palacio de los Deportes-, los doce hombres más decepcionados del baloncesto europeo intercambiaron golpes sin mala fe, a ritmo de gimnasio, de púgil haciendo guantes.

Con seis minutos largos por disputarse el marcador señalaba tablas (67-67). El tormento alcanzó entonces el mayor punto de dolor: los millares de aficionados del Maccabi Tel Aviv israelí comenzaron a entonar sus cánticos, a calentar el ambiente del pabellón para la gran final contra el CSKA Moscú. Lo único que les quedaba al Montepaschi y al Tau eran ganas de que el reloj sonase los antes posible para marcharse al vestuario. Ganar o perder apenas importaba. Lo fundamental era salir de la cancha. Mejor con el triunfo, claro, pero salir.

Ambos cincos libraron las últimas posesiones con el tanteador en un palmo de terreno mirando de reojo el vestidor y, en el apretado intercambio de clausura, sucedió lo menos deseado por todos: prórroga (79-79). La ración final de tortura la dominaron los italianos, quizá menos afectados psicológicamente. Los dos volverán a intentarlo en el futuro. Seguro.


Ficha técnica:

97 - Montepaschi Siena (20 17 23 19 18): McIntyre (16), Thornthon (14), Sato (15), Stonerook (12), Eze (4) -cinco inicial-, Lavrinovic (19), Ilievski (6), Carraretto (4), Rees (-), Diener (7) y Romero (-).

93 - Tau Vitoria (18 22 20 19 14): Planinic (5), Rakocevic (10), MicKeal (16), Teletovic (14), McDonald (7) -cinco inicial-, Splitter (15), Vidal (3), Prigioni (5), Singleton (13) y Jasaitis (5).

Árbitros: Brazauskas (LTU), Ryzhyk (UKR) y Gontas (GRE). Excluyeron por personales a Thornthon (m.34).

Incidencias: encuentro por el tercer y el cuarto puestos de la Final Entre Cuatro de la Euroliga 2007-08 disputado en el Palacio de los Deportes de Madrid ante unos 9.000 espectadores.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información