Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Se confirma la grave lesión de McGrady y su baja por un año

  • BALONCESTO-NBA
BALONCESTO-NBA
EFE EFE

Se confirmaron hoy, lunes, los malos presagios para los Rockets de Houston, que perderán por un periodo de entre seis y doce meses a su escolta estrella, Tracy McGrady, que será operado mañana en Chicago para corregirle una microfractura en la rodilla izquierda.
 

El doctor Brian Cole será el encargado de realizar la operación, que consistirá en hacerle una serie de pequeñas fracturas por debajo del hueso de la rodilla para que pueda reemplazar el cartílago que se conoce como "súper compacto". De acuerdo al especialista, que trabaja también en experimentos alternativos, el proceso de recuperación para la lesión de McGrady llevará no menos de seis meses de rehabilitación.

Aunque se asegura que McGrady puede volver a tener el mismo rendimiento que antes de la lesión, la historia de jugadores que también se tuvieron que someter al mismo tipo de operación no ha sido igual de optimista. De hecho, Allan Houston, Terrell Brandon, Jonathan Bender y Jamal Mashburn, les costó seguir jugando al mismo nivel competitivo que lo habían hecho antes de la lesión. Sin embargo, otros como Jason Kidd (Dallas), Antonio McDyess (Detroit), John Stockton, y Amare Stoudemire (Phoenix) sí lo pudieron hacer sin ningún problema.

El doctor del equipo Tom Clanton, dijo hoy, lunes, que la lesión de McGrady fue detectada el pasado mes de abril, antes que los Rockets disputasen la fase final del campeonato y ya entonces se discutió la posibilidad de la operación de la microfractura, pero al final se decidió por hacerle una artroscopia. La opción más "conservadora" se estableció con la posibilidad que McGrady pudiese estar listo para el comienzo de la nueva temporada y también por eso fue la opción que el jugador consideró más válida.

Sin embargo, a pesar de haber intentado todos los métodos posibles para superar la lesión, al final no fue posible y tuvo que dejar al equipo a mitad de la temporada. "Tracy lo ha intentado, todos hemos hecho lo posible para ayudarle, pero al final no fue posible y si hay alguien que está sufriendo el no poder ayudar al equipo es él", destacó Keith Jones.

Clanton también dijo que puede que se equivocase al permitir que McGrady volviese a jugar en el mes de septiembre, pero reiteró que el jugador formó parte de esa decisión. "Desde el principio le dije a Tracy que sería mi única responsabilidad", destacó Clanton. "Tal vez le di permiso de manera prematura, y aunque también fue su decisión, tal vez si hubiésemos trabajado más para conseguir que la rodilla tuviese más fuerza, puede que al final se hubieran evitado los síntomas actuales".

"Ahora -continuó Clanton- estoy convencido de que va ser un éxito que la operación y el proceso de rehabilitación, y que cuando vuelva a la competición será tan bueno o más que antes de haberse lesionado", subrayó Clanton. Tanto el entrenador de los Rockets, Rick Adelman, como el gerente general, Daryl Morey, no reaccionaron bien cuando se enteraron a través de la cadena de televisión ESPN de la decisión de McGrady de operarse.

McGrady, a través de su página oficial de internet, pidió disculpas al dueño de los Rockets, Leslie Alexander, por la situación creada. "Pido perdón a todos los que confiaron en mi para ayudar al equipo a conseguir grandes cosas", destacó McGrady en su comunicado. "El entrenador Adelman ha sido muy generoso y paciente con mi situación para darme todas las oportunidades mientras trataba de superar la situación". McGrady dijo que quería volver en plenitud para salir al campo y poder competir al máximo contra los mejores jugadores de la NBA.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información