Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Brooks y Battier humillaron a los Lakers

NBA/SEMIFINAL: ROCKETS - LA.LAKERS (2-2) 99-87.
EFE EFE

La combinación mortífera del base Aaron Brooks y el escolta Shane Battier fue la clave que permitió a los Rockets de Houston vencer por 99-87 a Los Ángeles Lakers en el cuarto partido de las semifinales de la Conferencia Oeste para empatar a 2-2 la serie al mejor de siete.

Brooks, con 34 puntos (12-20 tiros de campo, incluidos 4-9 triples y 6-6 desde la línea de personal), su mejor marca como profesional, se convirtió en el gran líder de los Rockets, que contra todos los pronósticos, y a pesar de la baja del pívot chino Yao Ming, fueron de principio a fin superiores a los Lakers.

El entrenador Rick Adelman eligió al ala-pívot Chuck Hayes para ocupar el puesto de Ming, mientras que Battier hizo de primera opción ofensiva con los triples que iban a hundir a los Lakers. Battier jugó también su mejor partido de la fase final, tanto en ataque, consiguió 23 puntos (6-12, incluidos 5-10 triples y 6-6), como en defensa, anuló al escolta estrella de los Lakers, Kobe Bryant (15 puntos, 13 en la primera parte).

LA FICHA

99 - Houston Rockets (29 25 29 16): Artest (3), Brooks (34), Hayes (2), Battier (23), Scola (11) -cinco inicial-, Lowry (12), Landry (2), Wafer (4) y Cook (3).

87 - Los Ángeles Lakers (16 20 18 33): Bryant (15), Fisher (2), Gasol (30), Odom (2), Ariza (5) -cinco inicial-, Walton (5), Farmar (7), Vujacic (7), Brown (14), Bynum (-) y Powell (-).

Árbitros: Dan Crawford, Dick Bavetta, Michael Smith. Pitaron faltas técnicas a Bryant y Odom, de los Lakers. No hubo eliminados por personales.

Incidencias: Partido de la fase final del baloncesto profesional de la NBA que se disputó en el Toyota Center, de Houston, ante 18.313 espectadores.

 


Mientras que el alero argentino Luis Scola fue también otro de los grandes artífices del triunfo de los Rockets al aportar su poder físico bajo los aros y conseguir un doble-doble de 14 rebotes, líder del equipo, con 11 puntos (4-11 y 3-6), en 32 minutos que estuvo en el campo. El alero Ron Artest y Hayes también aportaron 10 y 9 rebotes, respectivamente, para que los Rockets llegasen a 43 por 37 de los Lakers.

Hayes, la sombra de Gasol

Hayes, que hizo una gran labor defensiva sobre el ala-pívot español Pau Gasol en la primera parte, también recuperó cuatro balones, dio dos asistencia y puso un tapón. Los Rockets, que sólo perdieron 10 balones por 11 de los Lakers, también tuvieron al base Kyle Lowry como su mejor jugador del banquillo al aportar 12 puntos (5 de 8 tiros de campo y 2-2 desde la línea de personal) para completar la exhibición del equipo de Houston.

De los Lakers, que también perdieron al alero Lamar Odom, con lesión en la espalda, sólo Gasol se salvó al conseguir 30 puntos y nueve rebotes, líder del equipo en ambos apartados, pero su aportación se produjo cuando el partido estaba ya decidido a favor de los Rockets. Gasol jugó 39 minutos para anotar 11 de 17 tiros de campo y 8-13 desde la línea de personal, puso dos tapones y dio una asistencia.

Pero a Bryant le faltó la inspiración ante el gran marcaje que le hizo Battier y anotó 7 de 17 tiros de campo, con 13 puntos conseguidos en la primera parte y sólo dos en la segunda, para simbolizar la derrota de su equipo. El comienzo del partido fue espectacular para los Rockets con Battier infalible en los tiros a canasta con 4-4, incluido 3-3 triples, y 1-1 desde la línea de personal, para 12 puntos que permitió al equipo de Houston ponerse con parcial de 29-16, mientras que Bryant logró nueve y cinco fueron de Gasol para los Lakers.

Bryant, fuera de sitio

Pero lo más importante para los Rockets, habían puesto nervioso a Bryant que se dirigió al veterano árbitro Dick Bavetta para reclamarle una falta que le habían hecho en el tiro a canasta y recibió una falta técnica. Jackson comprobó que los titulares de los Lakers no podían controlar sus emociones y su energía para el juego era muy inferior a la que estaban aportando los Rockets, con Brooks magistral en la dirección, y Hayes como factor sorpresa, mucho más físico que Ming.

Los reservas no cambiaron nada para los Lakers porque el banquillo de los Rockets, dirigidos por Lowry fue también muy superior y no sólo mantuvo la diferencia de 13 puntos sino que la llego a incrementar hasta 19 con parcial de 41-22 y siete minutos para concluir la primera parte. La cara de Jackson era todo un poema al ver como un equipo con los dos jugadores franquicia y sin hombres altos de calidad le estaba dando toda una lección de juego a sus estrellas.

El parcial de 54-46 al descanso no dejó ninguna duda de la superioridad de los Rockets, que jugaron mucho mejor que los Lakers en todos los aspectos, mientras que Adelman también le ganaba en la estrategia a Jackson. La interrogante era comprobar si Battier, líder indiscutible de la primera parte con 15 puntos (5-7, 4-6 y 1-1), tres rebotes y un tapón, junto con Brooks y Scola iban a poder mantener bajo control a Bryant (13 puntos) y ellos la inspiración de un 50 por ciento de acierto en los tiros de campo.

La respuesta la dio de inmediato Brooks con la primera canasta de la segunda parte para un parcial de 56-36, la mayor ventaja que se había dado en el partido. Pero faltaba todavía lo peor para los Lakers, porque el ataque de los Rockets sintió más que nunca el "instinto asesino" y con tres triples consecutivos --dos de Brooks y uno de Battier-- dejaron un parcial humillante de 67-40 cuando faltaban 6:54 minutos para concluir el tercer periodo.

Técnica y exhibición

Faltaba todavía que la ventaja fuese de 28 tantos después de que Odom, que recibió falta en ataque y se golpeó fuerte contra el suelo, protestara a Dan Crawford y recibiera falta técnica que anotó Battier (68-40). Luego llegaría la exhibición completa del ataque de los Rockets con Brooks imparable al conseguir 17 puntos, incluidos los dos últimos del tercer cuarto, en jugada sensacional de Artest.

El alero de los Rockets, que faltando dos décimas de segundo para concluirlo, envió un pase de auténtico mariscal de campo a Brooks, que estaba sólo bajo la canasta de los Lakers, se elevó y tocó el balón para ponerlo contra el tablero y el parcial de 84-53 ante el delirio de lo seguidores de los Rockets. El cuarto periodo sirvió para firmar la gran lección de estrategia y baloncesto que Adelman le dio a Jackson, quien puede tener nueve títulos de liga, pero no ha ganado ningún partido de semifinales de los "playoffs" sin los dos jugadores franquicia, primero con los Bulls de Chicago y luego con los Lakers.

El quinto partido se disputará el próximo martes en el Staples Center y la serie regresará de nuevo a Houston para jugarse el sexto el jueves.Ficha técnica:

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información