Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Esta España huele a campeón de Europa

  • Europeo: Grecia 64-82 España
Europeo: Grecia 64-82 España
EFE - Polonia EFE - Polonia

España jugará la final del campeonato de Europa de baloncesto, tras imponerse hoy a Grecia por 82-64, y se medirá mañana con el vencedor del Serbia-Eslovenia con la medalla de oro en juego.

España parece tenerle comida la moral a Grecia y así lo atestiguan los últimos enfrentamientos en la final del Mundial de Japón 2006, 70-47 para España, o en el Europeo de hace dos años en España, 76-58 en la segunda fase y 82-77 en semifinales.

Con estos antecedentes y la negativa de Grecia a jugar contra España en cuartos de final, por eso entregó el partido a Francia, estaba claro que la selección española tenía una pequeña ventaja.

Eso no es óbice para que Grecia siempre oponga una gran resistencia, pues es un equipo aguerrido, fuerte, técnico y más que capacitado para dar guerra a cualquiera. España comenzó dominando por 4-0 y Navarro metió el primer triple que lanzó. Buenos inicios. Pero Grecia también quiso enseñar sus virtudes y entre ellas está una gran velocidad de pase, que la defensa española no siempre consiguió neutralizar.

IGUALDAD ROTA

La igualdad se instaló en el marcador hasta que a los ocho minutos el equipo nacional abrió la primera brecha considerable en el marcador, con 21-16 a falta de 1.40 minutos para la conclusión del primer cuarto.

La zona defensiva griega no era demasiado problema para España que, además, recuperaba balones en defensa y culminaba contragolpes que hicieron mucho daño. Con 26-21 acabó el primer cuarto.

No hubo demasiadas variaciones tácticas en el segundo cuarto, salvo que los griegos abandonaron la zona para defender al hombre, habida cuenta de su escaso resultado.

Ficha técnica:

82 - España (26 23 15 18): Rubio (5), Navarro (8), Rudy (14), Garbajosa (2) y Pau Gasol (18) -equipo inicial-, Cabezas (8), Reyes (3), Mumbrú (9), Marc Gasol (6), Llull (9) y Claver (0).

64 - Grecia (21 19 11 13): Bourousis (11), Zisis (6), Spanoulis (7), Fotsis (8) y Perperoglou (2) -equipo inicial-, Schortsanitis (5), Printezis (7), Kalampokis (0), Calathes (10), Glyniadakis (4), Kaimakoglou (0) y Koufos (4).

Árbitros: Guerrino Cerebuch (ITA), Ilija Belosevic (SRB) y Robert Lottermoser (ALE). El griego Georgios Printezis fue eliminado por cinco personales.

Incidencias: Partido de semifinal del campeonato de Europa de baloncesto, disputado en el pabellón Spodek de Katowice (Polonia) ante 8.000 espectadores. El secretario de Estado para el deporte, Jaime Lissavetzky, presenció el partido.

El equipo nacional rápidamente se instaló en los diez puntos de ventaja, que llegaron a un máximo de trece en un par de ocasiones, 34-21 y 37-24. Pero Grecia no bajó el pistón.

Spanoulis, el verdadero motor heleno aguantó en pista hasta el minuto dieciséis, mientras que Scariolo había dado entrada a Cabezas en los primeros diez minutos para desbravar al gran base de los griegos.

A todo esto, la batalla seguía en todo su fragor, sobre todo bajo los aros. Fruto de esas refriegas fueron sendas técnicas al unísono al banquillo español y al pívot Bourousis, por sacar un codo a destiempo, por recriminárselo el banco y por contestar el jugador griego.

NUEVE DE RENTA AL DESCANSO

Al descanso, 49-40, nueve puntos de ventaja y la sensación de que todavía habría mucho que batallar para conseguir la victoria. La táctica a seguir fue la misma, es decir, responder a hierro con hierro, a espada con espada, defender a muerte y mover el balón hasta encontrar el tiro adecuado.

Con esta estrategia, la superior calidad técnica de los españoles tenía que aflorar en uno u otro momento. A los 4.38 minutos de juego, 58-42. Grecia no bajó los brazos, pero su resistencia fue perdiendo fuerza, ante una selección española que siguió trabajando y que acabó el tercer cuarto con trece puntos de ventaja, 64-51.

Al minuto y medio del último cuarto, España alcanzó la veintena de puntos de renta, 71-51. Grecia arrojó la toalla, al aceptar un parcial de 9-0 en los primeros cuatro minutos del último periodo, y pidió árnica. La selección prefirió guardar fuerzas para la final -Pau Gasol ni siquiera salió en este cuarto, y se fue sabiendo que esta noche toca soñar con la medalla de oro.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información