Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Primer punto para Lakers

  • NBA: play-off
EFE EFE
Los Lakers lograron sobreponerse a un mal comienzo de Kobe Bryant y remontar 20 puntos de diferencia para ganar por 89-85 al vigente campeón de la NBA, los Spurs de San Antonio, liderados por un Tim Duncan imperial.

Los californianos sumaron la decimotercera victoria consecutiva en el Staples Center gracias a los 27 puntos de Bryant y los 19 puntos y siete rebotes de Pau Gasol.

Por los Spurs, destacaron Duncan, con 30 puntos y 18 rebotes, y Tony Parker, con 18 tantos y seis asistencias.

Fue un duelo por todo lo alto entre los equipos que se han repartido siete de los últimos nueve campeonatos. Dos dinastías frente a frente.

El conjunto californiano llegó al encuentro descansado tras finiquitar la serie contra Utah el pasado viernes, mientras que los Spurs habían disputado el séptimo encuentro de la eliminatoria frente a los Hornets dos días atrás.

Dio igual. El conjunto tejano salió muy concentrado y dejando claras señales de lo que se le avecina a los Lakers en esta serie: una pegajosa defensa de Bruce Bowen sobre Kobe Bryant y un poderío interior difícil de hacer frente.

De hecho, Bryant concluyó el primer cuarto (24-27) sin haber anotado y tras lanzar una sola vez a canasta, mientras que Duncan se convirtió en el estilete de los suyos, que llegaron a contar con nueve de ventaja (18-27).

El buen arranque de Vladimir Radmanovic y Gasol -nueve puntos- minimizó la ausencia en ataque del capitán angelino, que comenzó el segundo cuarto descansando en el banquillo mientras la segunda unidad de los Lakers se encargaba de devolver la igualdad (33-33).

Hasta entonces, Parker había sido el dueño del partido, manejando el ritmo a su conveniencia y dirigiendo a sus compañeros con mano maestra, aunque la sustitución de Jordan Farmar por Derek Fisher mitigó su efecto.

Con Bryant de nuevo en pista y otra vez eclipsado por Bowen, los Spurs volvieron a dar un latigazo (39-49). Los primeros puntos del 24 de los Lakers, mediante una penetración, llegaron a 1:29 para el descanso (43-51). Para entonces, las dudas ya sobrevolaban por el Staples.

El ostracismo al que Bowen sometió a Bryant en la primera mitad (el angelino anotó dos puntos y tiró tres veces a canasta) continuó durante gran parte del tercer cuarto, lo que facilitó que la brecha llegase a ser de 20 puntos (45-65).

El ataque local era un constante despropósito. Pérdidas, pases al pie y errores en la selección de tiro fueron la tónica general, algo que Duncan y Parker aprovecharon para manifestar su mayor experiencia y temple a la hora de administrar la renta.

Bryant debió pensar que ese resultado no entraba entre sus planes y comandó un espectacular parcial de 14-0 que amedrentó al conjunto de Popovich, en el que afloraron ciertos nervios (59-65).

Se llegó al último periodo con siete de desventaja para los de casa (65-72), un panorama mucho más optimista de lo que pintaba al descanso.

Entonces los líderes tomaron la responsabilidad. Duncan dejaba en entredicho a Turiaf en cada acción, mientras que Bryant conseguía zafarse de la marca de Bowen y dejar a los Lakers a tres puntos (75-78).

Fisher puso mayor emoción desde la personal (79-81) y Odom, muy irregular a lo largo del partido, puso las tablas. Bryant, también desde la línea de tiros libres, dio a los Lakers su primera ventaja a falta de 2:42 para el final (83-81).

El rey había despertado y anotó una suspensión (87-85) a falta de una posesión, pero Ginóbili falló el triple salvador y Vujacic, desde la personal, selló el primer punto de la eliminatoria para los Lakers.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información