Ir a versión clásica Ir a versión móvil

A un paso de la gloria

  • Los de Gasol se ponen a un partido de la final
EFE EFE



La combinación del escolta Kobe Bryant y el pívot español Pau Gasol, con la ayuda del alero Lamar Odom, hicieron posible que los Lakers de Los Angeles venciesen por 93-91 a los Spurs de San Antonio en el cuarto partido de las finales de la Conferencia Oeste y ponerse 3-1 al mejor de siete.

Los Lakers se colocaron a sólo un triunfo de volver a las Finales de la NBA y la primera oportunidad para conseguirlo será el próximo jueves, cuando jueguen en el Staples Center el quinto partido de la serie.

El cuarto concluyó con la polémica después que el escolta reserva Brent Barry falló un intento de triple que pudo ser el de la victoria de los Spurs y el jugador reclamó que le habían hecho falta personal.

Al margen de la polémica, los Lakers, con Bryant como líder indiscutible del equipo, estuvieron siempre por delante en el marcador y sólo permitieron que los Spurs lograsen empatarlo 10 veces durante el encuentro.

Bryant, con 28 puntos, encabezó una lista de cuatro jugadores que anotaron en doble dígitos, y también aportó 10 rebotes, mientras que Gasol también logró un doble-doble después de encestar 10 tantos y capturar 10 balones bajo los aros.

Gasol, que jugó 38 minutos, anotó 4 de 7 tiros de campo y 2 de 4 desde la línea de personal, repartió seis asistencias, puso dos tapones y recuperó un balón.

Pero tuvo que ser Odom, quien con 16 puntos, incluidos 8 en el cuarto periodo, nueve rebotes y tres asistencias, hiciese posible que los puntos decisivos cayesen del lado de los Lakers, que tuvieron un 44,7 por ciento de acierto en los tiros de campo, el 21,4 (3-14) de triples y el 73,7 (14-19) desde la línea de personal.

El alero Luke Walton iba a convertirse en el factor sorpresa para los Lakers al aportar nueve puntos como reserva.

Si los Lakers habían tenido todos los elementos a favor, los Spurs se encontraron de nuevo con la falta de protagonismo del escolta argentino Manu Ginóbili y ahí fue el comienzo y el final para el equipo de San Antonio.

Sin Ginobili

Los campeones de liga, a pesar de los 29 puntos y 17 rebotes que aportó el alero Tim Duncan para ser la figura del equipo, los Spurs echaron en falta las genialidades de Ginóbili y su acierto en ataque al quedarse con sólo siete tantos.



Los 23 puntos del base francés Tony Parker y de Barry, que trató de compensar la baja producción de Ginóbili, no fueron suficientes para ganar un partido que era vital con vistas a sus aspiraciones de seguir en la lucha por revalidar el título de campeones.

Ginóbili, líder y héroe indiscutible del tercer partido, esta vez de nuevo no pudo superar la defensa de los Lakers y en los 37 minutos que jugó sólo punto anotar 2 de 8 tiros de campo, incluido un triple en cuatro intentos, y 2-2 desde la línea de personal, dio seis asistencias y capturó un rebote.

Demasiado poco para poder superar a un rival como los Lakers, que al margen de su buen juego, cuando llegan los momentos decisivos el factor suerte siempre cae de su lado, tal como sucedió en el primer partido, que superaron una desventaja de 20 puntos.

Los Lakers, con 50 segundos, tenían la ventaja parcial de 93-86 y Gasol, que pudo sentenciar el marcador, falló dos tiros de personal, que le había hecho el pívot argentino Fabricio Oberto.

Ginóbili iba a tener su único momento de inspiración de toda la noche y con un triple colocó a los Spurs a sólo cuatro puntos, falló Bryant la siguiente posesión y Parker anotó con una penetración que los árbitros consideraron interferencia de Odom.

Los Spurs, a falta de 28 segundos para concluir el partido, se habían colocado a sólo dos puntos del empate (93-91).

La posibilidad del triunfo existía y más después de que el base Derek Fisher falló el tiro con dos segundos de la posesión del balón, que iba a ir a las manos de Bryant, que tampoco acertó en una suspensión fácil.

El suspense alcanzó su máximo grado cuando con 2,1 segundos para la bocina final, los Spurs tenían la posesión del balón y Barry intentó la genialidad del triple ganador, que no entró y dejó a los Lakers con un pie en su primera Final de la NBA desde 2004 y a los Spurs alejados de la posibilidad de revalidar el título.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información