Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"No estoy en guerra con nadie"

Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
José Vicente Hernández, "Pepu", seleccionador nacional ha asegurado que no está "en guerra con nadie", aunque sí que ha confirmado que se siente "perseguido", en alusión a sus discrepancias con el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, después de que la relación entre ambos se haya deteriorado a raíz de que el técnico no se presentara a una reunión prevista el pasado lunes para planificar el calendario previo a los Juegos Olímpicos.

Pepu Hernández ha pedido disculpas en rueda de prensa por su silencio en los últimos días y ha justificado dicha convocatoria por las recientes manifestaciones de José Luis Sáez de estar "molesto por el acto de indisciplina" del técnico, y ha asegurado que "en ningún momento" se ha planteado la dimisión porque tiene "un compromiso importante con el equipo, la Selección y un ilusión tremenda". Además, ha dicho: "Me gustaría que se acabara el tema. Tenemos que volver a trabajar y los jugadores tienen derecho a saber el futuro del seleccionador y cómo se van a preparar. No entiendo que se pueda hablar de una forma gratuita de un miembro de la Selección nacional de baloncesto", manifestó Hernández, contrariado porque las declaraciones Sáez están creando inseguridad sobre la continuidad del entrenador.

Sensación de inseguridad

Para el todavía seleccionador español, la acusación de que hubiera podido incurrir en una dejación de sus funciones, falta de profesionalidad y honradez "contaminan el buen ambiente que hay en la Selección". Y ha dicho: "Creo que esto sí puede afectar al desarrollo normal de la preparación. Quiero que esa sensación de inseguridad se detenga. Parece que sólo afecta al entrenador, pero, puede afectar a los jugadores. Después de mi renuncia tuve la sensación de que sólo hablaba una parte durante diez días. Los aficionados merecen lo mejor de la selección y de nuestro trabajo", comentó.

"No estoy en guerra con nadie, no mantengo ningún pulso y sólo se están dando ataques en una dirección. No se ha podido leer ni oír ninguna declaración de tipo ofensivo contra nadie de mi parte. No tengo ninguna guerra personal contra nadie, estoy concentrado en los Juegos. Por contrato, por la FEB, por compromiso me encuentro cargado de ilusión por encarar un reto complicado", indicó. El técnico nacional recordó que fue contratado para dirigir la selección con el objetivo de conseguir la clasificación para los Juegos. "Lo conseguí dos veces. Quiero competir y completar mi ciclo. Cuando dije que dejaba la selección parecía que alguien no había entendido que completaba mi ciclo. Me gustaría estar libre de prejuicios, pero, por la forma de actuar, me siento perseguido", denunció.

"Pepu", que se reunirá el jueves para así poder ver el primer partido de la final de la Liga ACB con el director deportivo de la FEB, Angel Palmi, y el director general, Jesús Bueno, dijo que anunció su no presencia en la reunión del pasado lunes en sendos emails a Dani Sainz, del equipo técnico, y Miguel Font, director de gabinete de presidencia. "No recibo ninguna respuesta. Esa no era la forma habitual de citarme, siempre había sido verbal y no sabía si se iba a celebrar la reunión", explicó.

Futuro incierto

Acerca de este asunto, señaló que no debería tener la sensación de tener que pedir disculpas. "En ningún momento he tenido la intención de crear un problema. Sólo pensé que no tenía que dejar este compromiso . No creo que sea culpable en este caso. No creo que haya incumplido nada. Ha habido comentarios graves. *Por qué? Porque no asisto a una reunión. Me parece excesivo. No hay en ningún caso dejación de funciones. Nunca he dejado de hacer el trabajo", declaró.

Cuestionado sobre si mañana podría ser destituido como seleccionador, señaló que desconoce "lo que va a pasar en el futuro". "Lo que quiero es estar libre de cargas porque así serviré mejor a los jugadores. Si no estoy, yo prestaría apoyo en cualquier momento. No depende de mí. He estado soportando diez días de intoxicación de que tenía acuerdos con tal o cual clubes y se me hace complicado tener que aguantar eso. Nadie me tiene que recordar que existe una cláusula de exclusividad técnica", subrayó.

En caso afirmativo, aseguró que no se sentirá liberado. "El primer sentimiento será de tristeza por no acabar el trabajo. Me cuesta mucho dejar este equipo, es muy importante, hemos compartido muchas cosas, incluso después de perder. Hemos perdido poco, pero han sido extraordinarias sensaciones", agregó. Sobre la lista de jugadores que acudirán a los Juegos, prevista inicialmente para el 9 de junio, dijo que no puede tenerlo claro al cien por cien. "No sé en qué condiciones pueden entrenarse o cómo está Jorge o la situación contractual de Navarro o Calderón. No sé si nos vendría bien retrasar la lista un poco más", sugirió.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información