Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Esta vez Tomic no fue suficiente

  • Un mal inicio de partido sepultó las aspiraciones de los merengues, que no perdieron la esperanza en ningún momento
Real Madrid 73-84 Regal Barcelona
JAIME DE CARLOS - PALACIO DE VISTALEGRE JAIME DE CARLOS - PALACIO DE VISTALEGRE

Derrota madridista en el tercer partido de estos cuartos de final de la Euroliga (73-84) que se cimentó en un primer tiempo pésimo de los blancos que coincidió con un Barcelona arrollador. Si en alguna ocasión la perfección existió en este deporte, los de Xavi Pascual la rozaron en los primeros 18 minutos de encuentro, lo que les bastó para lograr una ventaja de puntos que acabó siendo insalvable aun con el esfuerzo de los de Messina. A pesar del marcador, la eliminatoria sigue viva y pende más que nunca de que los blancos no pierdan la intensidad en ninguno de los minutos que restan.

El comienzo del partido no hacía presagiar cómo discurrirían a continuación los acontecimientos, pues, de hecho, este dio síntomas de parecerse a la historia vivida en Barcelona. El Real Madrid empezó dominando merced a suaves rentas (7-3. min. 3) logradas gracias al acierto interior del croata Tomic. Pero no fue más que un espejismo, pues los visitantes se hicieron pronto con el control del juego.

Y lo lograron gracias a algo que les faltó en los dos encuentros disputados en la Ciudad Condal: el acierto. El baloncesto es un deporte donde la confianza juega un factor clave y la misma depende en gran medida de los porcentajes de tiro iniciales. Así, a los culés les entró en este primer cuarto todo lo que no lo hizo los primeros encuentros y lograron encadenar un 0-13 de parcial que puso el partido muy cuesta arriba desde el principio (7-19, min.8)

Sin embargo, el Madrid no se hundió y empezó a anotar a cuentagotas gracias a la buena labor de jugadores como Garbajosa y Hansen. Y es que el juego interior merengue no funcionaba, pues Pascual parecía haber dado con la tecla para parar a Ante Tomic;  mientras que el Regal anotaba desde todas las posiciones imaginables. Ya fuera Navarro desde fuera o Mickeal y Vázquez desde dentro, los interiores merengues no sabían como frenar a sus rivales.

El Madrid intentó salir con fuerza en el segundo cuarto gracias a un triple de Garbajosa, pero Lakovic aplastó cualquier esperanza de remontada con dos triples seguidos (17-31, min.12). De hecho, poco importaba que Pascual diera descanso a sus titulares, pues tanto el esloveno como N´dong asumieron el rol inicial de Vázquez y Rubio para ampliar constantemente las rentas azulgranas.

Sin duda, el Madrid estaba envuelto en sus peores minutos de la eliminatoria y el Barcelona disfrutaba de su mejor momento. La consecuencia era que los visitantes alcanzaron diferencias espectaculares con mucho aún por jugar (23-46, min.17). Los de Messina tocaban fondo y Vistalegre enmudecía, por lo que la única esperanza que quedaba era realizar un arreón antes del descanso.

Esfuerzo sin premio

FICHA TÉCNICA:

REAL MADRID 73 (14-17-19-23) : Prigioni (10), Kaukenas (0), Jaric (6), Garbajosa (5), Tomic (23) --cinco inicial--; Llull (11), Vidal (-), Bullock (0), Velickovic (-), Hansen (11), Lavrinovic (0) y Reyes (7).

REGAL FC BARCELONA 84 (25-21-15-23) : Rubio (5), Navarro (24) , Mickeal (13), Lorbek (4), Vázquez (6) --cinco inicial--; Sada (0), Lakovic (13), Basile (0), Grimau (2), Morris (8), Trias (0) y N'dong (9).

ÁRBITROS: Jungebrand (FIN), Jovcic (SER) y Perez Pizarro (ESP). Eliminaron por faltas a Morris.

PABELLÓN: Palacio Vistalegre. Encuentro disputado ante unos 14.000 espectadores.

Y éste llegó merced a unos ajustes defensivos y a una reducción de los porcentajes de tiro de los culés. Por consiguiente, un 8-0 de parcial devolvía ligeramente la esperanza al descanso en el coliseo de Carabanchel, aunque mucho tenían que cambiar las cosas para darle la vuelta al partido (31-46, min.20).

El segundo período comenzó a imagen y semejanza de lo transcurrido al final del primero. El Real Madrid salió de los vestuarios muy enchufado, mientras que los catalanes empezaban a ver el aro un poco más pequeño de lo habitual. Por consiguiente, un robo de Felipe Reyes acabó en canasta (35-48, min.21) y Vistalegre acabó por volcarse con su equipo. Mientras tanto, los nervios empezaban a hacer mella en el conjunto rival, ya que el banquillo blaugrana no cesaba de protestar cada acción señalada como falta.

Ahora los blancos eran superiores en la pista, pero las diferencias no se recortaban drásticamente en el electrónico. Gran parte de la culpa la tuvo Lakovic, ya que el base lograba forzar la falta rival constantemente para sumar desde la línea de tiros libres (46-57, min.29) y mantenía con vida a su equipo. El final del tercer período llegó aún con el Barcelona con la ventaja psicológica de estar sobre la decena (50-61), de manera que el Madrid estaba obligado a mejorar su rebote defensivo si quería ganar el partido.

Los últimos diez minutos comenzaron con un Madrid lanzado gracias al acierto de Llull y un imparable Tomic. Una acción del balear colocaba al equipo a siete (54-61, min.31), pero Morris contestaba en el siguiente ataque con un triple. El Barcelona volvía a mostrarse acertado en el tramo clave del encuentro y mantenía en todo momento unas rentas tranquilizadoras que desesperaban a los locales (56-68, min. 34).

Poco a poco, la llama merengue de la esperanza se acababa junto a las fuerzas del equipo, por lo que los últimos minutos se convirtieron en un intercambio de canastas que mantuvieron el electrónico en unos perennes diez puntos. Al final, el partido concluyó con un 73-84 que deja la sensación de que la eliminatoria sigue abierta y de que, pase lo que pase, estos cuartos de final le habrán dejado al equipo la confirmación de un jugador llamado a dominar los aros europeos de la próxima década: Ante Tomic.

Fuente de la imagen de portada: realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información