Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La calidad pudo con el corazón

  • Triunfo culé tras un disputado partido que acaba con los sueños europeos del Madrid
Real Madrid 78-84 Regal Barcelona
JAIME DE CARLOS - PALACIO DE VISTALEGRE JAIME DE CARLOS - PALACIO DE VISTALEGRE

El Real Madrid cayó derrotado (78-84) en el cuarto partido de estos cuartos de final de la Euroliga y dice adiós a una competición en la que ha realizado su mejor papel de los últimos años. El conjunto blaugrana fue muy superior en los dos encuentros de la serie disputados en Madrid y apenas dio opciones a los de Messina para dominar el marcador, pues en todo momento los madridistas se mostraron atenazados por la superioridad física del Barcelona. Ahora sólo queda pensar en la ACB, una competición donde las espadas siguen en todo lo alto y en la que todo apunta a que este duelo se repetirá en su final.

 

El partido empezó de manera muy distinta a la del pasado martes, pues el Real Madrid salió al parqué consciente de lo que se jugaba en esta ocasión. Esto, unido al hecho de que el Barcelona no emuló sus porcentajes iniciales del tercer encuentro, provocó que los primeros minutos se convirtieran en un balancín para el electrónico. Por parte local, Garbajosa salió muy enchufado y permitió que el equipo cogiera suaves rentas (10-8, min.4), si bien los problemas en el rebote defensivo facilitaba a los blaugranas mantenerse a rebufo.

Un triple de Jorge Garbajosa puso la primera ventaja seria para los merengues (17-13, min.7), pero esta acción no fue más que un espejismo. Los de Xavi Pascual empezaron a ajustar su defensa a partir de ese momento, mientras que en los blancos Prigioni y Tomic se cargaban con dos faltas cada uno. Fueron momentos de dudas que el Barcelona aprovechó para imponer su juego y coger una pequeña renta gracias a la aportación de Navarro y Basile desde el exterior (19-20, min.10).

El comienzo del segundo cuarto fue una continuación de lo visto hasta el momento, con un ritmo de juego mucho mayor que el del pasado jueves. Ahora cada balón suponía una lucha encarnizada por parte de los dos equipos, por lo que el arbitraje iba a cobrar especial relevancia en los acontecimientos. Dos buenas acciones de Felipe Reyes y Velickovic impulsaban de nuevo al Madrid por delante en el marcador (24-22, min.12); pero el Barcelona contestaba cada acción positiva con otra semejante. El partido derivó hacia un duelo de golpes donde el equipo culé empezó a sentirse más a gusto, ya que dos triples de Morris y Navarro más una acción de Ricky rompieron ligeramente el electrónico (29-36, min.15).

Y en estas apareció el trío arbitral, dispuesto a hacer la vista gorda ante la dura defensa culé mientras que en la zona madridista se pitaba la mayoría de contactos. Un tapón de Lavrinovic legal que acabó sancionado acabó por enervar al público, el cual volvió a meter a los suyos en el partido. Tras esta jugada llegaron unas buenas defensas del Madrid y un par de acciones positivas de Velickovic y Bullock que acercaron a los merengues (36-38, min.17). Pero el Barcelona volvió a estirar el muelle poco antes del descanso y aprovechó unas canastas de Grimau y Vázquez para irse con cuatro de ventaja al descanso (41-45, min.20).

A los blancos les tembló el pulso

Tras el regreso de los vestuarios, el partido se convirtió en un quiero y no puedo para los blancos. El Regal Barcelona salió muy fuerte con la intención de coger una renta que le diera tranquilidad y Navarro volvió a repetir su mejor versión. Dos triples del catalán (49-56, min.24) hicieron planear el fantasma de la derrota sobre el pabellón de Carabanchel, pero el Madrid estaba dispuesto a venderla muy cara. Una canasta de Prigioni, más un triple de Hansen y dos tiros libres de Tomic volvían a igualar el tanteador (56-56, min.26) y un nuevo partido empezaba.

FICHA TÉCNICA:

REAL MADRID 78 (19 22 21 16): Prigioni (2), Llull (20), Hansen (6), Garbajosa (9), Tomic (10) --cinco inicial--; Jaric (4), Vidal (-), Bullock (8), Velickovic (8), Kaukenas (-), Lavrinovic (0) y Reyes (11).

REGAL FC BARCELONA 84 (20 25 20 19): Rubio (19), Navarro (21), Mickeal (6), Morris (3), Lorbek (14) --cinco inicial--; Sada (-), Lakovic (2), Basile (6), Grimau (3) Fran Vázquez (8), Trias (-) y N'dong (2).

PABELLÓN: Partido disputado en el Palacio de Vistalegre ante unos 13.700 espectadores.

ÁRBITROS: Lazaros Voreadis, Christos Christodoulou, Jakub Zamojski. Eliminaron por faltas a Llull y Tomic.

Pero lejos de evitar los errores anteriores, el equipo se sumió de nuevo en el pozo con un cierto empujón de los árbitros. Mientras Navarro seguía percutiendo sin parar el aro madridista, los colegiados señalaban una sorprendente falta a Bullock y facilitaban que el Barça se volviera a escapar (56-60, min.27). Este sería el principio del fin, porque a partir de este momento los locales no volvieron a igualar el tanteador aunque lo intentaron con ahínco.

El juego interior madridista luchó para que equipo no se despegara, de manera que los blancos llegaban al último cuarto con plenas opciones de darle la vuelta al partido (62-65, min.30). A pesar de ello, los minutos finales se convirtieron en un ejemplo de la impotencia que ha sentido el equipo en los encuentros disputados en Vistalegre. Varias opciones tuvieron los de Messina para igualar el marcador o incluso ponerse en ventaja gracias a un triple, pero el miedo a ganar les atenazó lo brazos. Ningún jugador quería tomar la responsabilidad de mirar al aro y el Barcelona agradeció esta circunstancia.

Así, Lavrinovic falló un triple y perdió una pelota para alcanzar a los blaugranas, mientras que en el bando contrario Navarro y Ricky llevaban el peso de los ataques de los suyos con total acierto. Con 68-72 (min. 35) el escolta ex NBA clavó un triple que ponía la ventaja en siete y hundía al Real Madrid. De hecho, en el ataque posterior Prigioni fallaba a la desesperada un tiro de tres que no veía aro y colocaba al equipo al borde del abismo. A posteriori Mickeal lograba para los suyos la máxima ventaja del partido (68-77), de manera que los blancos se agarraron a Llull para intentar la heroica.

Sin embargo, el de Mahón sólo dio para poner al equipo a cuatro tras un par de acciones positivas (75-79, min.38), porque Ricky respondió inmediatamente con un triple desde su casa que cerraba prácticamente la eliminatoria. Por lo tanto, los instantes finales se convirtieron en un carrusel de imprecisiones por parte de los dos equipos que dejaba el tanteador final en 78-84 y clasificaba con justicia al Regal Barcelona para la Final Four. Un 3-1 que muestra las diferencias que hay a día de hoy entre estas dos plantillas y que deja a los culés como máximos favoritos al título europeo, mientras que por parte blanca arroja las dudas propias de un equipo al que le faltó carácter y frialdad en los momentos clave.

Fuente de las imágenes: realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información