Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Triunfo estéril en el derbi

  • La victoria del Caja Laboral deja matemáticamente terceros a los de Messina
Fuenlabrada 72-86 Real Madrid
Jaime de Carlos - EFE Jaime de Carlos - EFE

El Real Madrid, comandado por un espléndido Sergio Llull, confirmó en Fuenlabrada su papel de favorito en el partido de rivalidad regional, si bien se deberá conformar con ser tercero en la liga regular tras la victoria del Caja Laboral en esta jornada.

 

El equipo madridista, cuya única y remota opción de acabar segundo la primera fase de la competición pasaba por ganar en el pabellón 'Fernando Martín' (la victoria del Caja Laboral lo impidió), hizo valer su calidad y resolvió en el último cuarto el igualado e intenso partido propuesto por los locales.

El mejor porcentaje en tiros de dos (57 contra 38) de los jugadores dirigidos por Ettore Messina y la superioridad en el rebotes (38 contra 25) fueron determinantes. La actuación del base menorquín Sergio Llull fue el definitivo e insalvable escalón que impidió al Fuenlabrada ganar el partido. Una imagen del internacional palmeando un tiro elevándose por encima de propios y rivales escenificó con claridad lo que sucedió sobre el parqué. Llull jugó a una marcha más que el resto de sus compañeros y sólo Felipe Reyes puede situarse jerárquicamente a su altura.
Ficha técnica:

72 - Ayuda en Acción Fuenlabrada (26-11-17-18): Thomas (5), Laviña (9), Burstein (14), Mainoldi (19) y Batista (6). Además jugaron Colom (5), Guardia (6), Cortaberría (2), Tskitishvili (6) y Sandes.
86 - Real Madrid (23-20-16-27): Llull (20), Jaric (9), Almond (2), Reyes (14) y Tomic (6). Además jugaron Lavrinovic (7), Van Den Spiegel (2), Velickovic (7), Garbajosa (5), Vidal (2) y Bullock (12).

Árbitros: Arteaga, Guirao y García León.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de la Liga ACB disputado en el pabellón 'Fernando Martín' de Fuenlabrada (Madrid) ante 5.588 espectadores con mínima pero ruidosa presencia de seguidores madridistas. La afición local aplaudió a los suyos en el último partido de liga del Fuenlabrada en casa.

El balear acabó el partido con 20 puntos (máximo anotador del encuentro) y 21 de valoración (el más valorado), pero, sobre todo, contagió a los suyos de una energía descomunal en los momentos más complicados. La labor ofensiva de Reyes, los rebotes de Ante Tomic, los puntos de Bullock y los buenos pases de Marko Jaric hicieron el resto.

El Fuenlabrada de Salva Maldonado se vació. Ganó el primer parcial con un gran Tal Burstein, (26-23) sobre todo cuando el alero israelí se enfrentó a Nole Velickovic, mandó en algunas fases del partido y no cedió hasta el minuto 35, cuando cuatro puntos seguidos de Lllull y un triple de Reyes pusieron en el luminoso una distancia insalvable (62-70).

Con Burstein sin gasolina, el pívot italo-argentino Leo Mainoldi lejos del acierto exhibido hasta el tercer cuarto y el capitán Ferrán Laviña también más desacertado que al principio, el equipo local firmó una derrota injusta por lo abultada. Las últimas incorporaciones madridistas tuvieron distinta valoración: el pívot belga Thomas Van Den Spiegel jugó muy poco y el alero estadounidense Morris Almond no tiró apenas y sólo anotó dos tiros libres con el partido sentenciando.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información