Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Prigioni guió a Argentina a un nuevo triunfo

  • El combinado albiceleste sufrió más de lo necesario para vencer a los 'aussies'
Argentina 74-72 Australia
Jaime de Carlos - EP Jaime de Carlos - EP

Argentina, una de las candidatas al oro mundialista, venció a Australia (74-72) en un mal partido de la albiceleste, en la que sólo brilló Scola y en el que fue, prácticamente siempre, a remolque del conjunto oceánico.

A la nacional argentina se le puso cuesta arriba el primer cuarto (5-13 en el ecuador), con los australianos tirando de tres con bastante acierto (4 de 7 dentro) y una defensa muy dura en la pintura que impedían entrar a Scola y a Leo Gutiérrez. No hallaba su sitio Argentina.

Dos triples de Prigioni ayudaron a mantener a los "canguros" a la vista en el marcador pero el base del Real Madrid se hubo de retirar doliéndose de su rodilla mala. No fue nada grave y en el segundo cuarto pudo reincorporarse. Scola comenzó a encontrar los huecos hacia el final del cuarto y con 11 puntos redujo la distancia (20-25).

En el segundo tiempo ambos equipos le sacaron uñas a sus defensas y los argentinos, jugadores y afición en la grada, se mostraron muy críticos con el arbitraje y el juego subió unos grados, ofreciendo un par de jugadas broncas. La albiceleste seguía sin jugar bien, cometiendo errores en los pases y temeroso en los ataques mientras que Australia se limitaba a administrar su ventaja sin intentar entrar en el área argentina y apostando todo a los triples.

En Argentina se notaba la ausencia de Oberto y sus rivales cerraban filas para impedir cualquier balón a Delfino. Los oceánicos plantearon bien esa estrategia ya que sabían lo que había hecho el escolta de Milwaukee el día anterior: 27 puntos a Alemania.

El entrenador argentino, Sergio Hernández sacó a Cequeira, que sirvió de revulsivo, ayudando a empatar (25-25). Este pequeño base ha sido un sustituto providencial del lesionado Juan Pablo Cantero (lesionado en la previa al Mundial), y también un recambio para Prigioni, aunque la acumulación de faltas obligó a retirarlo.

Argentina estaba adormecida

No había forma de que Argentina despertase, pasada la mitad del final del tercer periodo los australianos habían abierto aún más la herida (43-53). Patrick Mills, el base australiano de Portland, (21 puntos en todo el partido), y el escolta del CAI Zaragoza, Joe Ingles (22 puntos) comandaban las anotaciones oceánicas.

Ficha técnica:

74 - Argentina (20 13 19 22): Prigioni (9), Jasen (4), Delfino (7), Scola (31) y Leo Gutierrez (17) -equipo inicial-, Juanpi Gutiérrez (0),Cequeira (2), González (2),Quinteros (0),Kammerichs (2)

72 - Australia (25 14 16 16): Mills (21), Gibson (7), Ingles (22), Andersen (7) y Nielsen (10) -equipo inicial-, Martin (0),Barlow (2), Maric (0),Newley (5),Worthington (0), Baynes (0)

Árbitros: Juan Arteaga (ESP), Guerrino Cerebuch (ITA) y Longsheng Qiao (CHI). Eliminado por cinco personales el argentino Leo Gutiérrez.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo A, con sede en Kayseri, del Mundial de baloncesto que se juega en Turquía, disputado ante 3.000 espectadores.

Para colmo de males, a falta de 15 minutos para el final, a Delfino le habían caído 4 faltas y a Hernández no le quedó más remedio que sentarlo un rato. En Argentina, sólo el trabajo de Scola (31 tantos en todo el partido) - bajo la canasta, recibiendo, tirando de fuera, haciéndolo todo- permitía a los argentinos seguir vivos y llegar cuatro abajo con diez minutos para el final.

Hay jugadas que definen un partido y a Argentina los entre tres y cuatro puntos que le separaban siempre de los australianos le parecían un abismo insalvable. La jugada definitiva fue un triple de Leo Gutiérrez que dio ventaja a Argentina (60-59), a seis minutos del pitido final.

Ahora, los que debían apresurarse eran los australianos y así cometieron errores que aprovechó la albiceleste para abrir un poco la ventaja y agarrar una sufrida victoria. Al triple de Mills que empataba el resultado a falta de 45 segundos, respondió Prigioni con la misma moneda (72-69). A punto estuvo de amargar la fiesta Gibson con su lanzamiento final de tres que dio un par de vueltas sobre el aro pero se salió. El centenar de seguidores argentinos que habían viajado hasta Kayseri -tras padecer durante todo el partido- no cabían en sí de gozo: 74-72.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información