Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Salvados por la campana

  • Una canasta de Fischer a falta de dos segundos para el final posibilita el triunfo del Madrid en la prórroga
R. Madrid 83 - 81 Brose Basket
Agencias - DC Agencias - DC

El Real Madrid ha encadenado su tercera victoria consecutiva en la Euroliga, tras perder en la jornada inaugural en la cancha del Olympiakos, pero no le ha resultado nada fácil, ya que ha necesitado una prórroga para imponerse a un Brose Baskets que dio la cara durante todo el partido.

Con esta victoria, los hombres de Ettore Messina se sitúan en la segunda posición del grupo B de la Euroliga, con tres triunfos y una sóla derrota, mismo balance que el Olympiakos que ostenta el liderato del grupo. Ambos equipos salieron a la pista con sus quintetos habituales, sabedores de la importancia del encuentro, ya que tanto el Real Madrid como el Brose Baskets estaban situados en su grupo con dos victorias y una derrota, y un triunfo podía significar un gran paso hacia la clasificación para el 'Top 16'.

El Real Madrid comenzó el partido de forma dubitativa, con posesiones muy largas y sin conseguir tiros cómodos. Esto permitió que los alemanes, sin tener tampoco demasiado acierto en sus ataques, se pusieran pronto con ventaja en el marcador, que a falta de dos minutos para finalizar el primer cuarto llegó a ser de cuatro puntos (10-14), momento en el que Messina aprovechó para pedir tiempo muerto. Parece que no surtió mucho efecto el tiempo muerto del técnico italiano, ya que los suyos siguieron jugando faltos de ideas, y los alemanes acabaron el primer cuarto con una ventaja de seis puntos (14-20). El Madrid no estaba enchufado y un claro ejemplo fue Clay Tucker, que cometió una absurda falta en campo madridista cuando apenas quedaba un segundo, permitiendo que el Brose Baskets dispusiera de dos tiros libres.

Felipe Reyes, el líder sobre la cancha

El conjunto alemán anotó los dos primeros puntos del segundo cuarto y se colocó con su máxima ventaja en el partido, ocho puntos arriba. A partir de entonces vinieron unos buenos minutos del Real Madrid que, con Ante Tomic como hombre más peligroso, logró reducir a dos su desventaja, pero dos triples seguidos de Brian Roberts volvieron a aumentar la ventaja alemana. A falta de cuatro minutos para el descanso, y con siete puntos abajo, Messina pidió un tiempo muerto que a la postre fue decisivo, ya que el Madrid jugó sus mejores minutos del partido y logró remontar la ventaja alemana, llegando al intermedio con un punto por encima (37-36), gracias a una canasta de Tucker sobre la bocina.

Tras el descanso, volvieron las dudas al equipo de Messina, con un juego muy pobre permitieron que los alemanes empezaran el tercer cuarto con un parcial de 8-0 y se pusieran siete puntos arriba. Tuvieron que pasar casi cinco minutos para que el Real Madrid consiguiera su primera canasta en el cuarto, por medio de un mate de  D'or Fischer. Tras esa primera canasta, el Madrid fue despertando poco a poco y, gracias a unos buenos contraataques, con Llull como protagonista, y a la falta de acierto en el tiro exterior de los visitantes, consiguieron acabar el tercer cuarto de la misma manera que lo empezaron, con un punto arriba en el electrónico (55-54).

REAL MADRID, 83 - BROSE BASKETS, 81

REAL MADRID: Sergio Rodríguez (2), Llull (12), Suárez (7), Reyes (18) y Tomic (9) --quinteto inicial--; Fischer (10), Velickovic (9), Vidal (-), Garbajosa (7), y Tucker (9).

BROSE BASKETS: Goldsberry (9), Gavel (7), Jacobsen (6), Suput (14), y Pleiss (4) --quinteto inicial--; Tadda (-), Hines (17), Roberts (21)y Terry (3).

ÁRBITROS: Marek Cmikiewicz (POL), Tasos Piloidis (GRE) y Roberto Chiari (ITA). Eliminó por faltas a Tucker por parte del Real Madrid y a Hines por parte del Brose Baskets.

PABELLÓN: Caja Mágica. 4.632 espectadores.

El Brose fuerza la prórroga

El último cuarto empezaba con el marcador muy apretado y ambos conjuntos se mostraban nerviosos en el tiro, en los primeros cuatro minutos sólo hubo una canasta por parte de cada equipo. Liderado por Felipe Reyes, el Real Madrid llegó a su máxima ventaja en lo que se llevaba de partido (61-56), pero cinco puntos seguidos del Brose dejaron en tablas el tanteo. En los siguientes minutos se produjo un intercambio de puntos, hasta que un gran mate de Llull y una canasta a media distancia de Tuckerj colocaron a los blancos con cinco puntos de ventaja a falta de poco menos de dos minutos para el final. El Madrid logró mantener la diferencia hasta que un triple de Suput redujo la ventaja a dos puntos cuando quedaban 18 segundos.

Los alemanes hicieron una falta rápida y Llull falló uno de los dos tiros libres de los que dispuso. Messina no se la jugó y pidió a sus hombres que cometieran personal, para evitar un triple que empatara el partido. El Brose anotó los dos tiros y se colocó a un punto a falta de ocho segundos. Una nueva personal de los alemanes llevó a Carlos Suárez a la línea de tiros libres y, al igual que Llull erró uno. El Madrid no se quiso complicar y cometió falta en los segundos finales. No fallaron los tiros libres los alemanes y pusieron el empate con el que se llegó al final del tiempo reglamentario (73-73).

En la prórroga los de Messina siempre fueron por delante en el marcador, con Jorge Garbajosa como su hombre más destacado en estos minutos, pero a falta de 8 segundos una canasta de Roberts, que debería haber valido tres puntos ya que el americano no estaba pisando la línea, puso el empate de nuevo. Llull se jugó la última canasta, que no entró, pero llegó D'or Fischer y palmeó el rebote en el último suspiro, consiguiendo la canasta de la victoria del Real Madrid (83-81).

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información