Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid deja una magnífica imagen

  • Pese a la derrota, el conjunto madridista deja una magnífica imagen de su paso por el torneo
Pese a la derrota, el conjunto madridista deja una magnífica imagen de su paso por el torneo

Nunca gusta perder una final. Pero cuando se hace como lo hizo el Real Madrid, duele menos. El equipo de Ettore Messina no pudo superar al Regal Barça (60-68) en una intensísima final que se decidió gracias al mayor acierto de los de Xavi Pascual en el último cuarto.

 

 

 

 Pese a la derrota, el conjunto madridista deja una magnífica imagen de su paso por el torneo y pone ya la vista en el partido que el próximo jueves le enfrentará al Efes Pilsen en la cuarta jornada del Top 16 de la Euroliga.


Como no podía ser de otra forma tratándose de una final, los primeros minutos del partido estuvieron marcados por la tensión. Ettore Messina, que tras la victoria en semifinales había pedido la máxima intensidad frente al Regal Barça, se encontró con una magnífica respuesta por parte de sus jugadores, que salieron enchufadísimos desde el mismo inicio.

 

 Tucker, la principal variación en el quinteto inicial, protagonizó la gran novedad táctica en los madridistas. El escolta norteamericano se encargó de defender a Ricky Rubio, mientras Pablo Prigioni hacía lo propio con un Juan Carlos Navarro desaparecido en la primera mitad.

Los blancos tenían claro que el partido pasaba por defender fuerte, atacar con tranquilidad y tener paciencia. Ni siquiera el acierto de Anderson en el tiro exterior perturbó a los de Messina, que lejos de intentar responder de forma precipitada, se dedicaron a jugar con calma y meter balones a Tomic.

 

El pívot hizo muchísimo daño a los hombres interiores del Barcelona jugando el pick and roll. Suárez, de nuevo sensacional, secundaba a la perfección al croata y lideraba junto a él el ataque blanco.

El 30-30 con que se llegó al descanso daba una idea de la igualdad que se vivía en la pista. En la segunda parte el Barcelona se encomendó al juego exterior y gracias a tres triples consecutivos (de Navarro, Anderson y Lorbek), llevó la distancia hasta los siete puntos (37-44).

 

El ataque del Real Madrid no era fluido, pero la base del juego blanco, la defensa, se mantenía firme e impedía a su rival marcharse en el marcador, con Sergio Rodríguez llevando las riendas del juego.

Al inicio del último cuarto, el Real Madrid estaba cinco puntos abajo. Pero los problemas para atacar el aro rival seguían y de ello se aprovechó el Barça para hacer que su ventaja se fuera por encima de los diez puntos (49-64) gracias a un inspiradísimo Anderson y a la aportación de N’dong en el juego interior. A falta de cinco minutos, tocaba encomendarse a la épica. Pero no fue suficiente.

La final terminó con un resultado de 60-68 y el Real Madrid a las puertas de la Copa. No pudo ser, pero eso no desmerece el gran torneo realizado por el equipo de Messina, que a pesar de no poder levantar el título en esta ocasión ha demostrado que, con una plantilla jovencísima, está en disposición de luchar con cualquiera tanto en la ACB como en la Euroliga.

FICHA TÉCNICA:
60 - Real Madrid (17 13 13 17): Tomic (12), Prigioni (10), Reyes (3), Tucker (9) y Suárez (8) -cinco inicial-, Llull, Mirotic (8), Rodríguez (8) y Fischer (2).
68 - Regal Barcelona (19 11 18 20): Rubio (1), Navarro (7), Anderson (19), Perovic (2) y Lorbek (9) -cinco inicial-, Sada (7), Vázquez (4), Ingles (1), Ndong (6), Morris (8) y Grimau (4).

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información