Ir a versión clásica Ir a versión móvil

España se merendó a Macedonia

  • El madridista Llull aportó tres puntos al triunfo de los de Scariolo
España 92-80 Macedonia
EFE - J.C. EFE - J.C.

Un excelso Juan Carlos Navarro, autor de 35 puntos, y un eficaz Pau Gasol, con 22 puntos y 17 rebotes, fueron los encargados de meter a la selección española en la final del Eurobasket y por ende en los Juegos Olímpicos de Londres, tras derrotar a una gran Macedonia por 92-80.

Macedonia, el equipo revelación del campeonato, volvió a demostrar que su trayectoria es fruto de su gran juego. Nunca dejó el ritmo a España, ni dejó que jugara cómoda y explotara sus virtudes y superioridad, manteniendo el pulso por la victoria del primer al último minuto.

Con las defensas cambiadas de Rudy sobre McCalebb y Calderón sobre Ilievski, Scariolo intentó poner siempre una defensa en superioridad física sobre el generador de juego de Macedonia, pero no fue suficiente para que el equipo español se centrara. Macedonia siguió dominando el ritmo del partido y España sin imponer su defensa y superioridad bajo los aros, por mucho que Pau sumara hasta 10 rebotes en la primera parte.

Así las cosas con Ilievski (11 puntos), McCalebb (10) y Antic (11), lo esperado, Macedonia se fue al descanso con una mínima e inesperada ventaja parcial, 44-45. Con muy poco Macedonia estaba consiguiendo mucho, ante una selección española casi irreconocible en defensa y sin ideas claras por parte de nadie. La impresión seguía siendo que Macedonia tendría que ceder más temprano que tarde, pero, tras veinte minutos, España estaba fuera de la final.

El paso por los vestuarios no arregló la situación de inmediato y Macedonia aumentó su ventaja (48-51, min.22). Con Juan Carlos Navarro y Bo McCalebb al frente de las operaciones ofensivas, la alternancia en el marcador fue lo habitual en el tercer cuarto, hasta que la defensa en zona española fue asentándose y reportando beneficios.

92 - España (26 18 27 21): Pau Gasol (22), Rudy (2), Navarro (35), Calderón (3) y Marc Gasol (11) -equipo inicial-, Ricky (5), Llull (3) e Ibaka (11).

80 - Macedonia (18 27 17 18): Ilievski (15), McCalebb (25), V. Stojanovski (6), Antic (17) y Samarziski (12) -equipo inicial-, Sokolov, D. Stojanovski (3) y Chekovski (2).

Árbitros: Fabio Facchini (ITA), Srdan Dozai (CRO) y Spyridon Gontas (GRE). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Eurobasket disputado en el Kauno Arena de Kaunas ante unos 10.000 espectadores. Al partido asistió el secretario de Estado para el Deporte, Albert Soler.

Entonces, Navarro con un triple dio un poco de serenidad en el marcador, 63-58 en el minuto 27. El capitán volvió a romper récords al anotar 19 puntos en el tercer cuarto (27-17 para España) y ser fundamental para que la selección pudiera tomarse un respiro en lo anímico, 71-62 y comenzara a ver el camino hacia la final.

Con 76-64 en el primer minuto del último cuarto, Macedonia volvió a tirar de orgullo para reducir diferencias, mientras que España siguió sin sentirse cómoda sobre la pista, aunque la superioridad de los Gasol bajo los aros y la figura de Navarro, excelso en los momentos más delicados, fue determinante.

A cinco minutos para el final, el objetivo de los Juegos y de la final estaba más cerca, 82-70, pero ya nadie se fiaba de un equipo, el macedonio, que no solo trató de tú a tú a los campeones de Europa, sino que le puso en demasiados aprietos. España no pudo disfrutar de la victoria hasta que no se jugó el último segundo. Macedonia siempre estuvo ahí, haciendo lo que sabe, 86-78 a 2 minutos para el final. Y 92-80 al final de 40 minutos estresantes.

Navarro (35 puntos y 5 de 9 en triples) y Pau (22 puntos y 17 rebotes) metieron a España en la final y en los Juegos Olímpicos de Londres. Ahora el último objetivo es revalidar el oro de Polonia de hace dos años.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información