Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Carmelo Anthony no irá a la cárcel

EFE EFE
Una vez más, la condición de estrella y figura del deporte profesional en Estados Unidos ayudó a superar los problemas con la ley y el último en beneficiarse de esa condición fue el alero Carmelo Anthony, de los Nuggets de Denver.

Anthony, se declaró culpable por una acusación de conducir bajo la influencia del alcohol y recibió una sentencia de libertad condicional y servicio comunitario.

De esta manera, la fiscalía retiró una acusación más seria de conducir ebrio, lo que le hubiese costado la posibilidad de ir a la cárcel.

"Estoy contento de que esto concluyó y puedo encargarme de mis asuntos", declaró Anthony, que forma parte del equipo nacional de Estados Unidos que va a participar en los próximos Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

El alero estrella de los Nuggets también se declaró culpable por no mantener su vehículo en un solo carril cuando el pasado mes de abril fue arrestado por la policía local.

Anthony tendrá un año de libertad condicional, 24 horas de servicio comunitario y pagará 1.000 dólares en multas y gastos del tribunal.

De esta manera, la peor sanción que ha recibido son los dos partidos de suspensión impuestos por los Nuggets como consecuencia de haber sido arrestado y también tendrá que participar en un programa estatal sobre la seguridad al volante.

Anthony, que no tuvo su mejor final de temporada por el rendimiento en el campo, el pasado mes protagonizó otro incidente, que le costó una multa por conducir a 95 kilómetros por hora en una zona de 70 kilómetros, y pagó una multa de 130 dólares.

Con los asuntos legales resueltos, Anthony también dejó claro a través de su agente que no quiere dejar a los Nuggets y que el equipo tampoco está dispuesto a traspasarlo, como había transcendido en varios medios de comunicación locales.

"No va a ser traspasado", dijo Calvin Andrews, su agente, en una entrevista telefónica que concedió el pasado domingo al periódico local "Denver Post"."No va a suceder tal cosa. Fue confirmado por el dueño".

Estas fuentes con conocimiento de la situación dijeron que Andrews y Anthony se entrevistaron con los directivos de los Nuggets el lunes para discutir el futuro del jugador estrella del equipo.

El polémico jugador, que no quiere ser traspasado, estaba molesto por que su nombre se mencionó en los rumores y porque los Nuggets no hubiesen negado públicamente que no era cierto.

Todo quedó aclarado en la reunión del pasado lunes y ahora con los problemas legales solucionados, Anthony sólo piensa en la concentración del equipo nacional que se dará en Las Vegas (Nevada) para comenzar la preparación de cara a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, donde piensa recuperar la medalla de oro para Estados Unidos.

El entrenador de los Nuggets, George Karl, ya le ha advertido a Anthony, como al resto de los jugadores, que para la próxima temporada el factor disciplina será fundamental en su gestión y no hará ningún tipo de concesiones, como ha sucedido en los últimos años.

"Creo que ha llegado el momento de que los jugadores se adapten más a mi filosofía que no a la inversa", comentó Karl al concluir la pasada temporada y anunciar que seguiría al frente del equipo.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información