Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lebron James lesionado

EFE EFE
La luz roja de alarma se encendió de nuevo dentro del equipo de baloncesto de Estados Unidos cuando al concluir el entrenamiento realizado en Las Vegas, su estrella, el alero LeBron James, tuvo que ser atendido con una torcedura de segundo grado en el tobillo derecho.

Aunque dentro del equipo, tanto los médicos como los entrenadores y cuidadores físicos dijeron que la lesión no era grave, la forma como cayó James sobre el pie del escolta Kevin Durant en la jugada ensañada no gustó a nadie.

El entrenador del equipo de Estados Unidos, Mike Krzyzewski, dijo que no era el momento de alarmarse sino de esperar a conocer más detalles médicos para hacer una valoración más acertada de lo sucedido y su alcance.

De momento, el jugador tendrá todo el tiempo para descansar y de esta forma no correr riesgos mayores con la lesión.

"Pienso que es una ligera torcedura y lo mismo opinan nuestros preparadores, pero tendremos que esperar a mañana, miércoles, para conocer si hay algo más serio", comentó Krzyzewski.

Pero, de momento, ya ha surgido la interrogante de si con este contratiempo, James podrá estar al cien por cien de preparación cuando llegue la hora de la verdad de comenzar la competición dentro del Grupo A, a partir del próximo 10 de agosto.

La lesión de James llega en el momento más inoportuno porque el equipo todavía tiene que ver como evolucionan el pívot Dwight Howard, de los Magic de Orlando, y el escolta Dwyane Wade, de los Heat de Miami, que todavía no están al cien por cien de pasadas dolencias físicas que sufrieron.

Howard se lesionó el esternón y Wade tuvo que pasar por el quirófano para superar una lesión de rodilla.

"Nunca deseas que alguien se lesione, pero si además se vuelve a repetir en el mismo tobillo, como le sucedió a James, entonces es doble motivo de preocupación", declaró Jerry Colangelo, director ejecutivo de la USA Basketball. "No hay que dramatizar, pero si estar consciente para que el jugador se cuide".

El pasado junio, James ya se lesionó durante el partido de semifinales de la Conferencia Este contra los Celtics de Boston, y aunque los rayos x dieron negativo, no volvió a ser el jugador explosivo y dominador de los partidos anteriores.

Mientras tanto, sus compañeros de equipo, que buscan recuperar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, consideran que no hay motivo para preocuparse por nada, que James tiene tiempo para recuperarse y estar en plenitud cuando llegue la competición.

El próximo viernes, Estados Unidos se enfrenta a Canadá para disputar el primero de cinco partidos amistosos programados antes que el próximo 10 de agosto se enfrenten en el partido inaugural de la competición olímpica a China.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información