Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alberto Herreros, la catapulta blanca

  • DC REPASA LA CARRERA DE ALGUNOS DE LOS MEJORES JUGADORES DE BALONCESTO MADRIDISTAS DE LA HISTORIA
Carlos Carrasco-El reportaje
Carlos Carrasco-El reportaje Carlos Carrasco-El reportaje

Última posesión del partido. Una canasta vale un título. Eres el capitán del equipo y has decidido que este encuentro  será el de tu retirada. Metes la canasta y los tuyos ganan un título importante.Todos te abrazan. Te has ido anotando un tiro decisivo que otorga a los tuyos un disputado campeonato. Esta historia, digna de una película o de la carrera de una gran estrella (salvando las distancias se asemeja al final de Michel Jordan en los Bulls), la protagonizó el gran Alberto Herreros en su último tiro como jugador en activo vistiendo la camiseta del Real Madrid. 

Nació el 20 de abril de 1969 en Madrid y dio sus primeros pasos en el deporte de la canasta  en el Club Menesianos de la capital , en el que curiosamente actúa como pivot. En aquél entonces ya le gustaba acercarse al perímetro para practicar el brillante tiro exterior que le caracterizaría a lo largo de su carrera.

El C.N. Canoe y el Fuencarral se convierten vitales en su formación hasta que el Estudiantes se fija en él y le incorpora a sus filas. En el Ramiro de Maeztu se convierte en una de las promesas más firmes de España. Debuta con 20 años y se mantiene durante ocho temporadas siendo la estrella de su equipo. En la campaña  1996-1997 ficha por el Real Madrid donde conquista la Eurocup.



Alberto Herreros es uno de los precursores de la generación de oro del baloncesto español. En sus primeros años era un anotador puro, técnico, penetrador y veloz, mientras que en su última etapa se especializó en el tiro exterior. Se trataba de una verdadera ‘ametralladora’ para el aro rival con un nivel de acierto bastante superior a la media.

Así, llegó a ser capitán del Real Madrid y máximo anotador del Mundobasket del 98 con la selección española. Con la elástica del combinado nacional cosechó varias preseas en diferentes citas internacionales y sumó 172 internacionalidades.



Con la elástica merengue no logra muchos títulos. La época que le tocó liderar fue una de la más complicada de la historia de la sección y , aún hoy, es recordado como una auténtica estrella dentro y fuera de las canchas. Esa apoteósica canasta para ganar la ACB al Baskonia en el último suspiro permanecerá para siempre en el corazón de los madridistas.

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información