Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Fernando Romay, el 'muro' del basket blanco

  • DC REPASA LA CARRERA DE ALGUNOS DE LOS MEJORES JUGADORES DE BALONCESTO MADRIDISTAS DE LA HISTORIA
Carlos Carrasco-El reportaje
Carlos Carrasco-El reportaje Carlos Carrasco-El reportaje

Si hablamos de carisma en la sección de baloncesto del Real Madrid, nos tendríamos que hacer eco de muchos nombres de jugadores míticos y legendarios que eran auténtico ‘pegamento’ para el vestuario. Sin embargo, pocos siguen siendo recordados por el gran público, que sigue maravillando por su sencillez y simpatía. Pero Romay es mucho más que un gigante simpático. El pivot gallego es una leyenda del basket blanco , con casi dos décadas defendiendo la camiseta madridista. 

Romay tenía un físico adelantado a su tiempNacido en La Coruña, un 23 de septiembre de 1959 . Su altura determinó, sin duda, a que se dedicaría a lo largo de su vida. No podía ser otra cosa que jugador de baloncesto. Con 16 años era ya más alto que muchos jugadores profesionales. Por eso le firmó el Real Madrid.

Sus 2,13 metros de altura y sus brazos larguísimos representaban un muro para los hombres interiores del equipo rival. En ataque lo suyo no era meter canastas, pero anotaba lo suficiente para ser considerado un hombre peligroso si agarraba el balón cerca del aro. En  el rebote destacaba por conseguir unas cifras más que estimables cada temporada. Su mejor especialidad era la intimidación y los tapones, habilidad esta última en la que todavía ostenta el récord de la ACB con 677.   

 

Romay fue clave en los éxitos de la selección española de baloncesto en la década de los 80. Estuve presente en la gloriosa plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 84, así como del bronce obtenido un año antes en el Europeo. Fue 174 veces internacional con el combinado nacional.


Su palmarés en el Real Madrid es francamente envidiable. Siete Ligas, cinco Copas del Rey, dos Copas de Europa, tres Recopas de Europa, una Copa Korac, dos Copas Intercontinentales y otros títulos menores le contemplan.  Permaneció en la disciplina de la escuadra merengue 17 temporadas en las que quizá no era el mejor baloncestista del plantel, pero  convivió , aprendió y enseñó a leyendas como Corbalán, Iturriaga, Petrovic o Fernando Martín. 



En 1993, otro pivot legendario como Arvydas Sabonis recogió su testigo y siguió haciendo historia en el Real Madrid. Romay se retiró dos años después tras jugar en el Ferrol y en el CB Zaragoza. Un mito abandonó la ‘Casa blanca’ , pero Romay sigue siendo recordado como el ‘muro’ del Real Madrid de basket.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información