Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mariano, el goleador total de la Fábrica

  • Analizamos en profundidad al delantero de origen dominicano que se ha destapado como un hombre decisivo para el Real Madrid Castilla
Diego Vargas - El reportaje
Diego Vargas - El reportaje Diego Vargas - El reportaje

Mariano Díaz Mejía, 22 años, nacido en Barcelona y de madre dominicana, se ha convertido en las últimas semanas en uno de los hombres de moda en el fútbol español. El delantero del Real Madrid Castilla es el Pichichi del Grupo II de Segunda División B, el gran referente del filial madridista en ataque, y aspira a tener la oportunidad de llegar al primer equipo en breve. Su contrato finaliza en 2016 pero el Real Madrid le quiere renovar y ceder a un Primera para seguir su evolución y valorar si tiene categoría o no para llegar a ser parte de la primera plantilla.

Primera ficha de Mariano en el Premià. Imagen: Diario Gol

Muchos aseguran que la carrera de Mariano comienza con 9 años en el RCD Espanyol de Barcelona, su ciudad natal. Sin embargo, antes de pasar cuatro años en el conjunto perico inició sus andanzas en el Premià de Mar. El modesto conjunto catalán le fichó cuando apenas tenía 4 años por mediación de Enrique Pimpinela: "Fui a ver un partido a La Salle y al lado de las palmeras que rodean el campo vi a su abuelo, ex jugador del Europa y del Sabadell, entre otros, que jugueteaba con sus nietos. Le dije: 'Díaz, lo que hace tu nieto no es normal en un niño de cuatro años'. ¡Marianito tocaba y levantaba la pelota de una forma que no era normal a su edad!", recordaba hace unas semanas al Diario Gol.

De este modo, Pimpinela concertó una cita con el abuelo de Mariano y éste terminó recalando en las filas del Premià hasta que fichó por el Espanyol en el año 2002. En el conjunto periquito llegó a jugar el famoso torneo alevín de Fútbol 7, pero su pequeño tamaño en aquella época le impedía poder medirse en igualdad de condiciones con otros niños más desarrollados. Ése fue el motivo de que el Espanyol prescindiera de él y tuviera que regresar al Premià, su club de origen: "Después de un primer año en el que fue de los mejores, en el segundo se dieron cuenta de que no crecía y se enfrentaba a jugadores más altos que él. Como se hizo patente en el infantil y lo veían bajito, le dieron de baja", comenta Pimpinela.

Así, después de cuatro años, entre alevín e infantil, en las categorías inferiores del Espanyol regresó a casa para vivir el inicio de su adolescencia. La Fundación Sánchez Llibre y el Badalona fueron los otros dos clubes por los que pasó antes de recalar en el Real Madrid en el año 2011. Su desarrollo había ido a más, y una vez dado el estirón Mariano se fue convirtiendo poco a poco en el futbolista físicamente bien dotado y explosivo que es en la actualidad. Y es que la fuerza y la potencia son dos de las grandes cualidades del dominicano, que han llegado a valerle para ser comparado, salvando las distancias, con el mismísimo Ronaldo Nazario.

Su fichaje por el Real Madrid no fue casualidad. El club blanco se adelantó a otros clubes, como el FC Barcelona, para hacerse con sus servicios después de que llegara a debutar con el primer equipo del Badalona siendo apenas un juvenil, en 2011, en Segunda División B. A su llegada al club blanco, Mariano pasó directamente a formar parte del Juvenil A. Su progresión fue la habitual en los chicos de su edad en la cantera del Real Madrid. Tras el Juvenil, pasó al Real Madrid C y de ahí finalmente al Castilla, un proceso que habría sido más veloz de no ser por las lesiones. Y es que un problema muscular le mantuvo durante seis meses fuera de los terrenos de juego después de ganarse el ascenso al Castilla a base de goles en el segundo filial (15 en 26 partidos de la temporada 2013-14).

Sin embargo, la mayoría de las veces el esfuerzo tiene recompensa, y Mariano se ha convertido en referente para el Castilla de Zidane esta temporada, en un jugador que el Real Madrid no quiere perder de vista de cara al futuro y además en internacional absoluto con la Selección Dominicana, con la que hizo su debut el pasado 24 de marzo de 2013 marcando un tanto ante Haití. El delantero espera que éste sea el año de su consagración en el club blanco y en el fútbol profesional, y sin duda está consiguiendo sus objetivos hasta el momento.

Goleador total, dado que ha demostrado que marca con la derecha, con la izquierda, con la cabeza o de falta si es necesario, Mariano tiene un perfil de futbolista que gusta mucho en el Bernabéu: explosivo, rápido, trabajador, con buena capacidad de asociación, inteligente y con mucha ambición. Sin duda, tiene todo para ser uno de los goleadores del fútbol español durante los próximos años. La cuestión es si eso es o no es suficiente como para ser delantero del Real Madrid, el club más exigente del mundo. Sólo el tiempo lo dirá. Desde luego, Mariano está en el buen camino para conseguirlo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información