Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Puede hacerse un hueco Enzo en el Real Madrid?

  • DC analiza las posibilidades del hijo mayor de Zinedine Zidane de llegar a jugar en el primer equipo madridista
Diego Vargas - El reportaje
Diego Vargas - El reportaje Diego Vargas - El reportaje

Enzo Zidane tiene el gran sueño de poder seguir los pasos de su padre jugando en el Real Madrid. Esta temporada, el hijo mayor de Zinedine Zidane se ha convertido en uno de los grandes referentes del Real Madrid Castilla, dando un importante salto de calidad, y la pregunta que asalta al madridismo es si puede o no llegar a formar parte del primer equipo. Tiene cualidades, es joven (cumplirá 21 años en dos meses) y cuenta con la confianza de su padre, que ya ha alcanzado los mandos del primer equipo. ¿Conseguirá abrirse un hueco?

Nacido en Burdeos en marzo de 1995, Enzo Zidane lleva más de una década en las categorías inferiores del Real Madrid y ha 'mamado' desde pequeño lo que supone ser futbolista del mejor club del mundo. El mediapunta francés ha crecido en la Fábrica madridista y tener un padre como Zinedine Zidane es un 'máster' en el día a día como futbolista de un equipo grande. Y es que Zizou se ha encargado de enseñar a su hijo los hábitos que debe seguir un deportista de élite, le ha aconsejado en cada momento y aunque le ha dejado seguir su propio camino, se ha dedicado a guiarle por el bueno. Así ha llegado hasta el Real Madrid Castilla, donde ni mucho menos es un 'enchufado' como algunos insinúan.

Si Enzo Zidane está en el filial madridista es porque se ha ganado ese 'premio' futbolísticamente desde que entró en el Real Madrid cuando apenas tenía 9 años. Antes de eso, ya tenía una dilatada trayectoria en otras escuelas, empezando por su primer año como futbolista en la Juventus de Turín y siguiendo con su paso por el Liceo Francés y el San José antes de firmar su primer contrato con el Real Madrid. La mejor demostración de que Enzo se encuentra ahí por méritos propios es el hecho de que no ha querido adoptar el apellido de su padre como futbolista. Al igual que sus hermanos, Enzo quiere desmarcarse del apellido Zidane y forjar su propio prestigio en este deporte utilizando su segundo apelllido, Fernández. Aunque siempre tendrá sobre él la pesada losa de ser hijo del considerado 'el quinto grande'.

Una cesión a un Primera, posible

Por el momento, el mayor de los hijos de Zidane sólo puede trabajar para intentar convertirse en el futbolista que fue su padre. Buen juego con los dos pies, hábil en el regate, con gran chut desde larga distancia (incluido el lanzamiento de tiros libres) y con buena definición y último pase, Enzo es un diamante en bruto por pulir. Su explosión definitiva todavía no se ha producido, pero es justo decir que muchos grandes futbolistas no empezaron a destacar hasta una edad más avanzada. Sin ir más lejos, Zinedine Zidane tampoco explotó definitivamente hasta pasada la veintena. Paciencia, trabajo y confianza en sí mismo son las armas sobre las que debe sustentar su carrera el joven futbolista. Y quizá, una experiencia lejos del Real Madrid, algo habitual en los últimos años en los canteranos blancos.

En este momento, parece complicado vislumbrar en qué sitio podría encajar Enzo en el primer equipo. Con jugadores como James, Isco, Bale o incluso Kroos o Modric, tener un lugar en la línea de tres cuartos del Real Madrid está más caro que nunca. La posición de mediapunta en el equipo blanco no es fácil, dado que hay que tener la calidad y la raza para convencer al respetable del Bernabéu. Y para dar el nivel es necesaria más experiencia. Por este motivo, no se descarta que Enzo acepte alguna oferta a final de temporada para foguearse en un equipo de Primera e intentar demostrar que tiene categoría suficiente para jugar en el Real Madrid. Las comparaciones con su padre le dificultarán las cosas, pero el chico tiene las ideas muy claras y quiere ser alguien en el mundo del fútbol. ¿Lo conseguirá?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información