Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Castilla sigue implacable en su persecución del líder

  • Victoria por la mínima gracias a un gol de Mayoral tras rematar un penalti errado por él mismo
R.M. Castilla 1-0 C.D. Mensajero
 Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Real Madrid Castilla ha logrado este domingo tres valiosísimos puntos para continuar con su 'pelea' para acabar la temporada como campeón del Grupo II de Segunda División B. Los merengues se han impuesto (1-0) al Mensajero gracias a un solitario gol en la segunda parte de Borja Mayoral después de aprovechar un rechazo producto de su error en el lanzamiento de un penalti. Más que suficiente para superar a su 'correoso' rival y seguir afianzándose en la segunda plaza de la clasificación.

El conjunto canario planteó más guerra de la esperada en el Alfredo Di Stéfano. Los visitantes llegaban al partido como rival ideal para que el Castilla mantuviera viva su racha de 10 partidos consecutivos sin perder, pero a lo largo de los 90 minutos demostraron que eran capaces de pelear por los tres puntos. Así, la primera gran ocasión del partido fue para el conjunto palmero, ya que en el minuto 14 Juanda mandó el balón al larguero de la portería de Carlos Abad. En cambio, los merengues tardaron cerca de media hora en generar peligro por primera vez. Fue gracias a una buena jugada de Mayoral que terminó en los pies de Odegaard, quien se entretuvo demasiado y acabó perdiendo el balón cuando estaba en disposición de rematar a portería.

El partido llegó al descanso como empate y poca historia que contar. El Mensajero estaba sabiendo imponer su estilo conservador y el Castilla no encontraba espacios para crear ocasiones a pesar de tener el control del balón. Sin embargo, por fortuna el paso por vestuarios le cambió la cara al filial y el equipo espabiló en la segunda parte. Febas, Odegaard y Enzo se hicieron con el dominio del partido y el equipo dio el primer aviso a su rival en el minuto 57 con un remate de José León que se estrelló en el larguero.

Esta acción fue el preludio de la jugada más importante del partido. En el minuto 61 fue objeto de un claro penalti que Mayoral erró de primeras. Pero el rechazo cayó en los pies del parleño, quien lo mandó a la red sin contemplaciones. Así, el filial había hecho ya lo más complicado y en la media hora restante se limitó a jugar a beneficio de resultado. Una tarea que se le facilitó aún más cuando Rubén fue expulsado por doble amarilla, si bien el Mensajero todavía dio un par de importantes sustos que Abad logró salvar con dos atajadas providenciales. Se sellaba así un sufrido triunfo que deja a los de Ramis con 46 puntos, 11 por encima del quinto - el Toledo - y a solo uno del líder Barakaldo, a la espera de que este dispute esta tarde su encuentro ante el Getafe B.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información