Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La celebración más especial de Álex Fernández

  • Marcó un golazo por la escuadra desde más allá de veinte metros
Sepa qué hizo tras marcar un golazo ante el Cerro Reyes y por qué lo hizo
Alberto Piñero - Alfredo Di Stéfano Alberto Piñero - Alfredo Di Stéfano

El Real Madrid Castilla ganó hoy domingo por 3-0 al Cerro Reyes en el Alfredo Di Stéfano. Sarabia y Mandi marcaron en la primera parte, pero el tanto más bonito quedaba para el final. Y llegó con la firma de Álex Fernández.

"Me llegó el balón de Juanfran en la línea de tres cuartos, era el típico balón donde normalmente buscas el pase al delantero, pero con 2-0 en el marcador he pensado en tirar. Tenía poco que perder y mucho que ganar..." confesaba el propio Álex Fernández en exclusiva a Defensa Central tras el partido. La historia termina con Álex chutando desde más allá de los veinte metros y con el balón entrando por la escuadra de la portería extremeña. Un tanto que sellaba la victoria y que era muy especial para el mediocentro madridista.

"Es mi primer gol con el Castilla, ha servido para atar la victoria y encima estaba mi hermano Nacho en el campo y mi familia en las gradas. Ha sido muy muy especial y espero que sólo sea el primero de muchos más" explicaba el canterano merengue, que tras el gol recibió las felicitaciones de su hermano antes que de cualquier otro a pesar de que estaba en la otra parte del campo. "Cuando lo estaba celebrando sabía que venía corriendo, le oía gritar desde atrás que venía desde nuestro campo. Es un orgullo para mí".

Antes de recibir a su hermano Nacho en sus brazos, Álex tuvo tiempo de dedicar su gol. Desde la grada se le vio hacer varios gestos de manera continuada, y tras el partido explicaba en Defensa Central qué hacía y por qué: "Primero he apuntado con el dedo al cielo para dedicárselo a mi abuelo, que murió hace poco y todos los goles van para él. Luego he señalado a la grada, porque estaban ahí mi madre, mi hermana y mi abuela, e iba para ellas. Y luego he hecho una C con la mano derecha (o medio corazón al más puro estilo Di María) para dedicárselo a mi novia que estaba en la grada. Eran muchas cosas seguidas pero tenía que hacerlas todas... ¡no se marca gol todos los días!" explicaba un Álex Fernández con una sonisa de oreja a oreja. La ocasión lo merecía.

FOTO: realmadrid.com (David Anchuelo)

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información