Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Jesé y Denis fulminan la pesadilla

  • El Castilla logró romper su mala racha de partidos sin ganar y volvió a reencontrarse con la victoria en el Di Stéfano.
Real Madrid Castilla 4-0 Racing
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

El Real Madrid Castilla puso fin a su mala racha de resultados en el partido frente al Racing de Santander (4-0). El partido tuvo dos nombres propios, los de Jesé y Denis, que consiguieron dos tantos cada uno. Buen partido de un Castilla que necesitaba como el comer el triunfo, y que terminó disfrutando, por fin, de un partido tranquilo.

Si el primer equipo del Real Madrid tenía prohibido no ganar en Valladolid, su primer filial, el Real Madrid Castilla, también tenía la obligación de conseguir un resultado ante el Racing de Santander, la victoria. Y es que ya eran muchas las jornadas en las que por fallos propios en forma de mala defensa o falta de definición, el Castilla no había conseguido sumar de tres en tres. Por eso, los jóvenes jugadores blancos se habían puesto como meta volver a sumar una victoria en casa.

Para ello, Toril ideó una alineación diferente. No fue una súper revolución, pero sí que llamó la atención la presencia como titulares de Mosquera, Álex y José Rodríguez. Además, Jesé se apuntaba a la moda del llamado ‘falso 9’. Con estos mimbres, el Madrid lo que buscaba era tener la pelota el suficiente tiempo como para que el Racing viera acercarse a la meta como un milagro.

Estando mejor o peor, lo que es evidente es que el filial del Real Madrid tiene tanta o más calidad que el 90% de los equipos de su categoría. Y es que contar con internacionales Sub 21 como Jesé, absolutos como Denis, o de Sub 19 como Álex Fernández, siempre es sinónimo de clase en plantel. De hecho, el primer gol del partido fue un ejemplo de calidad individual. La acción de Jesé Rodríguez, con un quiebro cerca de la frontal, y posterior remate desde fuera del área fue una forma tan válida como cualquier otra de poner por delante al equipo de Toril. Y es que a pesar de no ser su posición ideal, Jesé se movió como pez en el agua en la punta.

El Racing de Santander ya no es lo que era. Hace un año estaba visitando el Bernabéu, y ahora lo hacía a unos pocos kilómetros del estadio del Paseo de La Castellana, con una división de diferencia. Los cántabros, también con muchos apuros en la tabla, evidenciaron su mala clasificación con una jugada tan absurda como dolorosa para sus intereses. Un penalti de Pérez sobre Fabinho hizo el resto. Cuando el lateral merengue le mostró el truco de magia, el jugador cántabro lo compró. Y picó. Jesé Rodríguez transformó el regalo santanderino desde los 11 metros, engañando a Mario. Con el Castilla siempre hay reservas a la hora de aventurar una plácida victoria, pero en esta ocasión el intermedio hacía pensar en vitoria y fin de mala racha.

Ficha Técnica

Real Madrid Castilla 4: Jesús; Fabinho, Derik, Iván, Casado; José Rodríguez, Mosquera (Omar 57’); Juanfran (Lucas 79’), Álex (Borja 69’), Cheryshev; y Jesé

Racing 0: Mario; Francis (Andrija 30’), Guillón, Gai (Bouazza 46’), Jairo; Ferreiro, Óscar Pérez, Jorge, Goikoetxea; Bautista, y Rivero (Koné 46’)

Goles: 1-0 Jesé (16’), 2-0 Jesé (p.43’), 3-0 Denis (52’), 4-0 Denis (54’)

Árbitro: Valdés Aller. Amonestó a Ferreiro, Jairo, Mosquera

Estadio: Alfredo Di Stéfano (3.000 espectadores)

Seguramente si a Toril y a sus jugadores les hubieran pedido el guión de un inicio de segundo tiempo no lo hubieran escrito mejor que el que se transformó en realidad. Dos jugadores fueron los protagonistas. Jesé en el papel de asistente y Denis en el de ejecutor. El canario se montó en la moto para liderar dos contragolpes mortales, y el ruso hizo del primer pase un golazo por la escuadra y del segundo un trámite en forma de ‘fusilamiento’. Fueron dos minutos mortales para un Racing que estaba tocado, y que tras esas dos carreras galguianas de Jesé, terminó hundido en la lona.

Seguramente si a Toril y a sus jugadores les hubieran pedido el guión de un inicio de segundo tiempo no lo hubieran escrito mejor que el que se transformó en realidad. Dos jugadores fueron los protagonistas. Jesé en el papel de asistente y Denis en el de ejecutor. El canario se montó en la moto para liderar dos contragolpes mortales, y el ruso hizo del primer pase un golazo por la escuadra y del segundo un trámite en forma de ‘fusilamiento’. Fueron dos minutos mortales para un Racing que estaba tocado, y que tras esas dos carreras galguianas de Jesé, terminó hundido en la lona.

No necesitó mucho más esfuerzo el Castilla para poder vivir tranquilo el resto del partido, algo que hacía mucho tiempo que no se producía. Y es que gracias a su efectividad y velocidad arriba, el equipo de Toril quebró su mala racha de resultados y volvió a demostrar que tiene calidad de sobra en el plantel. Jesé y Denis fueron los rubricantes del adiós a la pesadilla.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información