Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Morata, un gol de tres puntos

  • El delantero madridista anotó el gol de la victoria en una buena segunda parte de los blancos (2-1).
Real Madrid Castilla 2-1 Almería
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

El Real Madrid Castilla volvió a saborear una nueva victoria al amparo de su afición en el Alfredo Di Stéfano. Los goles de Jesé Rodríguez y Álvaro Morata le dieron la vuelta al tanto inicial de Charles para el Almería, tras un penalti de chiste. El filial suma tres puntos vitales para pelear por el objetivo de alejarse lo máximo posible de las posiciones de descenso a Segunda B.

Cinco minutos. Ese fue el tiempo exacto que le duró el respeto arbitral al Real Madrid Castilla en la visita del Almería. Ocón Arráiz, así se llamaba el colegiado del encuentro, interpretó como penalti un enganchón del central del Real Madrid, Iván González, con el césped del Alfredo Di Stéfano. Charles cayó como si alguien le hubiera trabado. El árbitro, picó. Penalti en contra del filial. El propio Charles concretó la fechoría anotando desde los 11 metros y engañando a Tomás Mejías.

El golpe recibido, especialmente por la forma en la que llegó, enfadó mucho a la gente. El Di Stéfano empezó a mirar con lupa al colegiado, y toda acción de contacto o de forcejeo implicaba ver la reacción del árbitro. Eso sí, los chicos de Toril no se amedrentaron ni por el bajón del gol en contra ni por la cagada arbitral en su contra. Siguieron a lo suyo.

Álvaro Morata, que fue la referencia ofensiva del Castilla en esta ocasión, intentó un par de remates que acabaron en las manos de Esteban. El delantero se vio superior a sus marcadores en velocidad, y probó suerte cayendo a las bandas para intentar generar peligro sobre la meta visitante. Un peligro que se acabó transformando en empate gracias a la calidad de Jesé Rodríguez. El canario depositó en la escuadra y con la diestra un rechace del portero Esteban tras un saque de falta lateral. El pichichi de Segunda División estuvo muy acertado en su golpeo. Sólo quedó aplaudirlo. La justicia devolvía de nuevo las tablas a un partido que no iba sobrado de grandes ocasiones, pero sí era noble y denotaba ganas.

El arranque de la segunda parte ya permitió ver a un Castilla dominante. El Almería se entregó a su suerte, y eran los de Alberto Toril los que se apoderaban de la pelota y, poco a poco, empezaban a acular a los visitantes. De hecho, fue a la tercera gran ocasión del filial cuando los blancos se pusieron por delante, pero pudieron haberlo hecho antes.

Ficha Técnica

Real Madrid Castilla 2: Mejías; Juanfran (José Rodríguez 85’), Iván, Mateos, Casado; Omar, Mosquera; Borja (Plano 91’), Jesé, Denis (Fabinho 64’) y Morata

Almería 1: Esteban; Gunino, Pellerano, Rafina, Marcelo Silva; Soriano (Chumbi 82’), Verza, Corona (Suárez 70’), Jhonatan; Aleix (Iago 54’) y Charles

Goles: 0-1 Charles (p. 5’), 1-1 Jesé (25’), 2-1 Morata (67’)

Árbitro: Ocón Arráiz. Amonestó a Jhonatan, Iago, Suárez, Soriano, Casado, Iván, Pellerano

Estadio: Alfredo Di Stéfano (3.000 espectadores)

El primero en poder adelantar al Castilla fue Jesé Rodríguez. El canario vio cómo le sacaban prácticamente de debajo de los palos un remate desde dentro del área. Luego fue Denis el que se acercó un poquito más al gol, con un testarazo con Esteban fue capaz de tocar para que acabara rebotando en el larguero, que acabaría escupiendo el cuero. Sin embargo, a la tercera fue la vencida. El inicio llevó el sello de Jesé, que de rechace, asistió a Morata para que éste ejerciera de auténtico cazagoles metiendo la pierna y colocando la pelota en la escuadra de Esteban. Había costado que llegara, pero nadie podía decir que no fuera justa la victoria de un Castilla que exponía más cosas y mejores que un Almería que vio cómo después del descanso los blancos se mostraron con más ganas.

A partir de aquí, el partido quedó abierto a dos opciones, la sentencia del Castilla con un tercer gol o que el Almería aprovechara alguna opción postrera que pudiera cazar cerca del área de Mejías, que la tuvo, y que entre el portero y la defensa blanca solventaron con sufrimiento. Al final, ni una cosa ni otra, lo que sólo favorecía a uno de los equipos, en este caso el filial merengue, que acabó disfrutando de una victoria de empaque y prestigio. Falta le hacía este oxígeno en forma de tres puntos vitales.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información