Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Fichajes que no dieron en el blanco: Flavio Conceiçao

  • El mediocentro brasileño llegó para suplir a Redondo, sin éxito
El mediocentro brasileño llegó para suplir a Redondo, sin éxito
Carlos Carrasco-El Reportaje Carlos Carrasco-El Reportaje

Con la llegada a la presidencia del Real Madrid de Florentino Pérez en el año 2000, llegó Luis Figo, el primer 'Galáctico', un hombre cuya contratación removió los cimientos del fútbol mundial. Pero hoy no hablaremos del fichaje de Figo sino del de Flavio Conçeicao, el centrocampista que llegó inmediatamente después que el luso.

Así las cosas, Flavio Conceiçao fue el segundo fichaje de Florentino Pérez. Se hizo con el ambiente algo enrarecido en Concha Espina, pues poco antes se había vendido a Fernando Redondo al Milan a cambio de 3.000 millones de las antiguas pesetas (18 millones de euros). A un sector de la afición no le gustó la venta del argentino y el posterior fichaje de Conceiçao no despertó demasiadas ilusiones.

Tras comenzar su carrera en Brasil, en las filas del Rio Branco y del Palmeiras, el Deportivo de la Coruña fichó a Flavio por 5 millones de euros del año 1996. En el conjunto gallego, sin llegar a brillar en exceso, ejerció de perfecto acompañante de Mauro Silva en la medular durante varios años. Por eso, el Real Madrid se fijó en el para acompañar a otro hombre que sí triunfó en el Real Madrid: Claude Makelele.

La sensación de haber fichado otro 'cromo repetido' con Conceiçao estuvo patente desde el día de su llegada. Nada más y nada menos que 27 millones de euros (4.400 millones de pesetas fue lo que pagó el conjunto blanco para hacerse con los servicios de Conceiçao. Cierto es que era más joven que Redondo, como que también que poseía mucha menos calidad.

De esta forma, su trayectoria en el Real Madrid fue más que discreta. Era incapaz de controlar el centro del campo y tampoco se complementaba con un Makelele que si funcionó bastante bien. Aún asi, su principal problema fueron las lesiones, que lastraron de forma notable su rendimiento en el club merengue. Disputó únicamente 45 partidos de blanco en los que marcó un gol.

En 2003, se marchó al Borussia Dortmund, equipo en el que tampoco cuajó un buen primer curso. Después, probó suerte en el Galatasaray turco, para terminar retirándose en 2006 en el Panathinaikos griego. Esta es la historia de un fichaje desacertado que, sin embargo, tiene una Copa de Europa con el Real Madrid.

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información