Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Fichajes que no dieron en el blanco: Carlos Secretario

  • Te presentamos al primer portugués en la historia del Madrid
Te presentamos al primer portugués en la historia del Madrid
Carlos Carrasco-El Reportaje Carlos Carrasco-El Reportaje

El verano del 96 fue muy movido en el Real Madrid. La llegada del italiano Fabio Capello a la entidad de Concha Espina trajo consigo un buen número  de fichajes de diferente calado que renovaron casi por completo el equipo. La mayoría de ellos triunfaron, pero sobre todo uno se quedó en el camino: el luso Carlos Secretario

Podría decirse que el 'Real Madrid de las Estrellas', como se dio en llamar al equipo que en aquella época lideró el entrenador transalpino se nutrió de nuevos jugadores que, en mayor o menor medida, tuvieron un paso más o menos destacable por la entidad de Concha Espina y que solo Secretario tuvo un papel más bien intrascendente en aquel ramillete de fichajes.

Carlos Secretario, nacido en Madeira en mayo de 1970, comenzó su carrera en modestos equipos portugueses como el Gil Vicente, el Peñafiel o el Braga, hasta que en el año 93 le llegó su primera gran oportunidad en el Oporto. Allí tuvo una trayectoria más o menos destacable durante tres años. Ese periodo fue lo que llevó al Madrid a fijarse en él.

No era un mal lateral derecho, pero en ningún momento se adaptó a un Real Madrid que, en su momento, le acogió  como el primer portugués de su historia. Quizá el hecho de tener que suceder  a un mito como Chendo le pesó demasiado. Actuó únicamente en 13 partidos, dejando un paso más bien intranscendente.

Tras temporada y media más bien pobre, volvió al Oporto donde, de forma sorprendente, volvió a realizar actuaciones destacables e incluso ganó la Copa de Europa en 2004 a las órdenes de José Mourinho.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información