Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El disgusto familiar que se ha llevado Gareth Bale

  • El madridista ha conocido la noticia de la condena a cárcel de su suegro
Bale con su pareja Emma Rhys-Jones Bale con su pareja Emma Rhys-Jones
El suegro de Gareth Bale está en una situación difícil
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Gareth Bale vive grandes momentos en los personal y en lo profesional. En casa es un feliz padre de familia que ya ha iniciado los preparativos para casarse en breve con su pareja, Emma Rhys-Jones. Y en el campo es una de las grandes estrellas del fútbol mundial y un jugador que no deja de asombrar al mundo con su fútbol potente y vertiginoso. Pero no todo es perfecto en su espectacular vida...

Como puede suceder en cualquier familia, Bale también tiene importantes preocupaciones a las que atender. En especial la situación de su suegro, Martin Rhys-Jones, pues este ha sido recientemente condenado a 6 años de cárcel en los Estados Unidos por haber defraudado más de 2,5 millones de euros a 250 personas de países como Inglaterra, Estados Unidos y Canadá. Al parecer, según 'Mirror', el hombre vendió acciones a precios muy elevados a pesar de que realmente no tenían ningún valor, una práctica en la que incluso se vieron afectados enfermos de Alzheimer.

Así, la jueza del caso, Elizabeth Wolford, ha dictado sentencia en los Estados Unidos, ya que Martin utilizó una cuenta americana antes de transferir el dinero a sus otras cuentas en el extranjero. Y en opinión de la magistrado, el suegro de Bale "estuvo motivado por la codicia y el interés propio, sin tener en cuenta a las personas a las que dañaban".Por ello todo apunta a que Bale y Emma se casarán sin la presencia del padre de la novia, aunque la pareja podría intentar celebrar el enlace en los Estados Unidos con el objetivo de que el hombre consiga un permiso que le permita ser el padrino, toda vez que ya ha cumplido la mitad de la condena.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información